La mente sobre el músculo

La relación entre el sistema nerviosos central y la musculatura es algo que se lleva estudiando un tiempo. ¿Qué efecto tiene sobre el músculo imaginar que lo estoy ejercitando? Pues, aunque suene a magia, parece que bastante.

Desde hace más de una década existen trabajos que abogan por la efectiva influencia de la mente sobre el aumento de fuerza y la evitación de pérdida muscular en periodos de inactividad 1, 2, 3. Ahora, un nuevo estudio liderado por Brian Clark, director de Instituto Neurológico y Musculoesquelético de Ohio, se suma a esta línea de evidencia.

La idea detrás de este trabajo era dilucidar la fisiología subyacente a la relación entre músculo y sistema nervioso, con el fin de comprender mejor el papel del cerebro en la debilidad muscular, una condición que afecta negativamente a gran cantidad de personas, sobre todo de edad avanzada y con trastornos degenerativos.

El estudio contó con la participación de 29 sujetos sanos a los que se escayoló la muñeca y mano durante 4 semanas. Los participantes fueron aleatoriamente asignados a una condición de entrenamiento o al grupo control. La sesión de entrenamiento consistía en ensayos de 11 minutos de contracción imaginaria (5 segundos de “contracción”, 5 segundos de descanso), cinco veces por semana en un entorno controlado. Durante la sesión, la actividad muscular se registró con un sistema de EMG para asegurar que, efectivamente, la contracción era imaginaria totalmente.

El grupo control era expuesto a las mismas condiciones (ambiente controlado, EMG), pero sin instrucciones. Permanecieron quietos durante los 11 minutos.

Tras las cuatro semanas se retiró la escayola y se comprobó la fuerza muscular de los sujetos. Aquellos con entrenamiento imaginario perdieron un 24% de fuerza, la mitad que los participantes del grupo control, que perdieron un 45% respecto al día 0.

Según el Dr. Clark, estos resultados sugieren que los ejercicios de imaginación pueden ser una herramienta útil en la prevención o ralentización de la pérdida muscular en situaciones en que esta pueda darse.

Sin embargo, aparte de las aplicaciones clínicas, este estudio aporta nueva información para la comprensión de la regulación de la fuerza muscular por parte del cerebro, lo que puede abrir nuevas puertas a la forma en que se entiende la debilidad muscular en la vejez y su relación con el envejecimiento cerebral.

_

_

Referencia:

Clark BC, et al. The power of the mind: the cortex as a critical determinant of muscle strength/weakness. J Neurophysiol, 2014; 112:3219-3226.

Un pensamiento en “La mente sobre el músculo

  1. Esto iría muy ligado a los buenos resultados que da la visualización en deportistas (digo deportistas, porque es el grupo en el que más se suele usar). Aunque conociendo de primera mano cómo funciona la sanidad pública (al menos, en España), donde derivarte a RHB (en términos puramente físicos) ya es un lujo, veo harto difícil de implantar esta técnica, lamentablemente…
    Ya me hubiera gustado saber esto, hace exactamente tres años!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s