Esta molécula puede estar detrás del desarrollo de la esquizofrenia

Según la OMS, más de 21 millones de personas en todo el mundo sufren esquizofrenia.

Existen muchas hipótesis sobre la naturaleza y origen de este trastorno. Como en la mayoría de trastornos psiquiátricos, la esquizofrenia tiene un marcado componente genético, pero los factores ambientales contribuyen significativamente a la aparición de la enfermedad. Algunos expertos sugieren que existe un vínculo particularmente fuerte entre los trastornos psiquiátricos y complicaciones durante el periodo de gestación o el nacimiento.

A lo que se tiene que enfrentar casi continuamente un cerebro con esquizofrenia

En un reciente artículo publicado por Hope Mirendil y colaboradores en Translational Psychiatry, se explora uno de estos factores de riesgo perinatales: la hemorragia cerebral fetal, que puede ocurrir en el útero y en bebés prematuros.

El trabajo del grupo liderado por Jerold Chun examina el papel de un lípido, el ácido lisofosfatídico (LPA), producido durante la hemorragia y cuyo aumento ha sido vinculado en estudios con alteraciones en la arquitectura cerebral del feto y el comienzo de hidrocerfalia 1. Ambos eventos aumentan el riesgo de padecer trastornos mentales. Particularmente este último ha sido planteado como hipótesis de origen de la esquizofrenia 2.

Estructura química de LPA

Para poner a prueba si el LPA es en efecto el elemento determinante que relaciona ambos factores, Mirendil y colaboradores diseñaron un experimento con el objetivo de crear el primer modelo animal de hemorragia cerebral fetal. Para ello, fetos de ratón fueron expuestos a solución salina, suero sanguíneo (que naturalmente contiene LPA) o LPA solo. Diez semanas después del nacimiento de los ratones, se les examinó para evaluar conductas típicas de esquizofrenia.

Los resultados mostraron que los fetos expuestos a suero sanguíneo o LPA desplegaban una conducta de hiperactividad, ansiedad y contaban con un número elevado de neuronas dopaminérgicas; características todas estas típicas de la esquizofrenia 3,4,5.

Aparte, realizaron un test de inhibición pre-pulso, una técnica que permite evaluar la respuesta de sobresalto. Cuando un estímulo igual pero de menor intensidad aparece antes del estímulo más intenso, la respuesta a este último se ve moderada gracias a un efecto de priming. Los humanos con esquizofrenia muestran generalmente poco efecto de priming, respondiendo con la misma intensidad al estímulo venga o no precedido por uno de menor intensidad. Se ha sugerido que esto se debe a un déficit en la capacidad para procesar información sensorial 6.

Esquema de la respuesta típica ante la inhibición pre-pulso

En el caso de los ratones tratados con LPA en el estudio, su respuesta fue similar a la que ocurre con esquizofrénicos: la inhibición pre-pulso no ejerce un efecto de priming.

Tras las pruebas conductuales, los investigadores examinaron los posibles cambios cerebrales existentes y observaron que los ratones expuestos a LPA mostraban cambios en neurotransmisión relacionados con la esquizofrenia. Por otra parte, los estudios de expresión génica global mostraron que los ratones LPA comparten multitud de marcadores moleculares similares a los hallados en personas con esquizofrenia.

Curiosamente, tras la administración de un antagonista de esta molécula, los síntomas relacionados con la esquizofrenia desaparecieron.

El trabajo de los científicos del Instituto de Investigación Scripps aporta nuevas herramientas para algún día prevenir o tratar la esquizofrenia. Sin embargo, el artículo deja muchas preguntas por responder. Una de ellas, por ejemplo, es por qué únicamente las hembras mostraban estos síntomas, lo que abre la puerta a la hipótesis de que el debut de la enfermedad esté causado por factores distintos en hombres y mujeres.

La esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más graves y complejos. Desde luego, las causas no están para nada claras. Aunque como comentaba antes, sí se sabe que ciertas variables influyen de manera más significativa. Aun así, queda mucho por hilar. Y quién sabe si la LPA es verdaderamente un factor clave. De momento, como poco, es una línea de investigación interesante.

_

_

Referencia:

Mirendil H, et al. LPA signaling initiates schizophrenia-like brain and behavioral changes in a mouse model of prenatal brain haemorrhage. Translat Psychiatry, 2015: 5:e541

Un pensamiento en “Esta molécula puede estar detrás del desarrollo de la esquizofrenia

  1. Pingback: Todos para uno: reconciliadas tres hipótesis de la esquizofrenia | Como decíamos ayer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s