Nueva hormona descubierta: ¿contra la obesidad y el envejecimiento?

El sistema endocrino es fascinante.

Si ya has terminado de poner los ojos en blanco y pensar «Me abuuuuurrooooooooo», recapacita.

Las hormonas, producto de los diferentes órganos que componen este sistema, son capaces de y fundamentales para iniciar una cantidad de respuestas fisiológicas tan complejas como relevantes para el organismo. La mayoría de ellas se conocen y están bien descritas. A pesar de que todos los días se descubre alguna propiedad nueva o alguna participación en un proceso oculto hasta el momento, muchas están bastante bien catalogadas, como también lo están sus efectos.

Sin embargo, en ocasiones aparece algún artículo que te cuenta cómo se ha encontrado una hormona nueva. En este caso, se trata de la MOTS-c, así bautizada por los científicos de la Facultad de Gerontología de la USC Leonard Davis responsables de su descubrimiento, publicado esta misma semana en Cell Metabilism.

El interés que entraña esta proteína es que al parecer imita el efecto del ejercicio sobre el organismo: participa en evitar el aumento de peso y la resistencia a la insulina, típicas de la mala dieta y la edad.

La diana principal de la MOTS-c es el músculo, desde donde inicia una cascada de procesos celulares que tienen como resultado el aumento de la sensibilidad a la insulina. De esta forma, la MOTS-c contrarresta la resistencia que ocurre normalmente con el consumo continuado de una dieta rica en grasas (saturadas, se entiende), y que junto con la edad suele preceder al desarrollo de diabetes.


AVISO DE SPOILER: LAS PRÓXIMAS LÍNEAS CONTIENEN ALTAS DOSIS DE NERDISMO.

_

El artículo de Changhan Lee y colaboradores propone que el mecanismo de acción de esta hormona se produce por el ciclo folato (ácido fólico)-metionina en el músculo esquelético, bloqueando la biosíntesis de novo de purina.

Modelo que muestra el mecanismo por el que la MOTS-c  interactúa con el ciclo folato-metionina, aumenta los niveles de AICAR y activa la AMPK (Fuente: Lee et al., 2015).

Modelo que muestra el mecanismo por el que la MOTS-c interactúa con el ciclo folato-metionina, aumenta los niveles de AICAR y activa la AMPK (Fuente: Lee et al., 2015).

MOTS-c también comparte ciertas similitudes fisiológicas con la metformina, el fármaco de primera elección para la diabetes. Ambos regulan la utilización de glucosa y el metabolismo mitocondrial y de ácidos grasos, así como el peso corporal 1, lo que se cree está relacionado con el ciclo folate 2 y la señalización de AMPc 3 y AMPK 4. Una diferencia crucial, no obstante, es que la MOTS-c parece apuntar exclusivamente al músculo esquelético, mientras que el fármaco actúa sobre el hígado 5.

Modelo de la MOTS-c como péptido de señalización mitocondrial  mitochondrial que regula la homeostasis energética (Fuente: Lee et al., 2015)

Modelo de la MOTS-c como péptido de señalización mitocondrial mitochondrial que regula la homeostasis energética (Fuente: Lee et al., 2015).


_

Más en detalle, para explorar los efectos de MOTS-c, se inyectó la hormona en ratones alimentados con una dieta rica en grasas que típicamente resulta en un modelo de obesidad y resistencia a la insulina. Las inyecciones no sólo suprimieron este resultado, sino que revirtieron la sensibilidad a la insulina asociada a la edad, un factor que suele verse como precedente al desarrollo de diabetes.

Esquema del mecanismo que sigue la XXX y los efectos sobre el organismo (Fuente: Lee et al., 2015)

Esquema del mecanismo que sigue la MOTS-c y los efectos sobre el organismo (Fuente: Lee et al., 2015).

Lo que hace única a MOTS-c entre otras hormonas es que está codificada por ADN mitocondrial, mientras que el resto conocido surgen del ADN nuclear.

Esta característica, que en cualquier otro momento podría haber supuesto nada más que una mera curiosidad, resulta especialmente interesante cuando se recupera otro artículo publicado en noviembre del año pasado que plantea que la obesidad infantil es el resultado evolutivo de una cada vez más sedentaria población materna.

No conocía el artículo en cuestión. Me enteré de él por Twitter, gracias a Centinel.

En resumen, lo que Edward Archer propone es que la evolución en el entorno social ha hecho que la relación entre recurso y gasto energético se desequilibre, de forma que una vida cada vez más inactiva sumado a un aumento de la adiposidad, hace que se reduzca la competición de la demanda energética entre la madre y el feto, lo que incrementa la disponibilidad de sustrato energético en el espacio intrauterino. Este incremento causa un aumento en la producción de insulina y en la adiposidad, que se perpetúa progresivamente cuando, gracias a la cesárea, se maximiza la supervivencia tanto de madres obesas, inactivas y metabólicamente comprometidas como de sus hijos de tamaño aumentado.

Aquí el artículo: The Childhood Obesity Epidemic as a Result of Nongenetic Evolution: The Maternal Resources Hypothesis.

He decir que personalmente me parece un poco sacada de manga, pero como hipótesis es perfectamente válida y tiene mucho que ver con el tema del artículo de hoy, ya que el ADN mitocondrial (responsable de la síntesis de MOTS-c) se hereda exclusivamente de la madre.

Toma castaña.

El artículo del grupo liderado por Pinchas Cohen representa un avance significativo en la identificación de nuevos tratamientos para enfermedades asociadas con las alteraciones metabólicas surgidas de una dieta pobre o el simple proceso de envejecimiento. Hasta ahora, la mayoría de experimentos sobre MOTS-c se han perpetrado en ratones, pero el mecanismo molecular por el que se rige su síntesis y acción existe en todos los mamíferos, incluidos los humanos. Así pues, no se descarta que comiencen los ensayos clínicos dentro de poco.

_

_

Referencia:

Lee et al. The Mitochondrial-Derived Peptide MOTS-c Promotes Metabolic Homeostasis and Reduces Obesity and Insulin Resistance. Cell Metabol, 2015; 21:443-454.

Anuncios

2 pensamientos en “Nueva hormona descubierta: ¿contra la obesidad y el envejecimiento?

  1. ¡¡Muy interesante!! pero yo tengo una duda, de ignorante total que soy… ¿eso de la resistencia a la insulina me lo puedes explicar? No sé a qué se refiere :S
    ¡¡Gracias por la info y por la entrada!!

    Me gusta

    • La resistencia a la insulina es un estado patológico, generalmente previo y predictor del desarrollo de diabetes. Es una forma de decir que da igual que se produzca insulina, ya que hay tanta glucosa en el torrente sanguíneo que no se puede contrarrestar de forma efectiva.

      En un estado fisiológico normal, la proporción de insulina que produce el páncreas es capaz de hacer frente a la cantidad de glucosa que circula por la sangre. Esto es lo corriente en una dieta normal: cuando comemos, aumenta la concentración de glucosa en sangre, que al cabo de un tiempo vuelve a un nivel normal gracias a la acción de la hormona.

      Sin embargo, cuando se sigue una dieta por la que la concentración de glucosa se mantiene elevada de forma constante, la ratio de glucosa/insulina se desequilibra. De esta forma, al cabo del tiempo aparece esta resistencia.

      Espero haberte aclarado el tema un poco más =)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s