La nueva vieja pirámide nutricional

Hace unos días salió publicada una noticia sobre la revisión de la guía de recomendaciones nutricionales de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). La nueva pirámide nutricional, vaya. Bueno, nueva por decir algo. Más bien, la misma mierda con distinto envoltorio. Y para más inri, un envoltorio más feo si cabe.

Por lo que se ha podido ver hasta ahora, las líneas que va a seguir esta “remodelación” no sólo no van a modificar prácticamente nada el contenido desde su primera versión, hace más de dos décadas, sino que incluye y mantiene aspectos de un descaro y demagogia sorprendentes.

Pirámide nutricional de la SENC, 2004.

Pirámide nutricional de la SENC, 2004.

Algunas perlas:

  • Participación de empresas privadas con reconocido interés económico en el campo de la alimentación (Coca-Cola).
  • Recomendación de bebidas alcohólicas (vino y cerveza).
  • Equivalencia de factores que nada tienen que ver con la nutrición en el establecimiento de una alimentación saludable (equilibrio emocional, actividad física, tecnología culinaria).

Estas tres joyas, entre otras, son, en mi opinión, una aberración totalmente injustificada en el marco de una intervención con el mero objetivo de mejorar la salud de la población.

Quizá a muchos os parezca incluso bien esta nueva base de cuatro principios, pero que la guía oficial para una buena alimentación considere el balance energético, el equilibrio emocional, el ejercicio físico y la tecnología culinaria los pilares de una alimentación saludable es un giro que provoca una difusión de la responsabilidad.

Lo que están diciendo es «Si eres obeso, no es por lo que comes (que, demostrado, está directamente influenciado por agresivas campañas publicitarias); las calorías son calorías, vengan del azúcar de un refresco o de unas lentejas. Estás obeso porque no eres capaz de controlar tu hambre cuando tienes ansiedad o estrés, no haces el suficiente deporte y no utilizas las herramientas adecuadas para cocinar».

La obesidad es todo menos simple. El balance energético es fundamental, pero cuando este es un pilar central en directrices fabricadas en parte por una compañía que vive de vender azúcar con agua, no es difícil imaginar por dónde irán los tiros.

Lo que aquí hay, señoras y señores, es más morro que espalda, más interés económico que sanitario y un tomarnos por tontos que ya está bien.

No soy nutricionista ni dietista, pero ambos son campos que me interesan profundamente y que intento seguir con pasión. No pensaba escribir nada al respecto, porque para eso hay gente mucho más cualificada (para muestra, un botón). Sin embargo, Juan Revenga (@juan_revenga) tiene razón al hacer de esto un tema global, en el que todos deberíamos participar en una muestra de descontento grupal. Al fin y al cabo, son las directrices oficiales en las que se debería basar cualquier recomendación dietética en España. Esperemos que predomine el sentido común y no sea así, sino que los responsables y profesionales en este ámbito se adscriban a otras recomendaciones mucho más actuales y basadas en evidencia científica.

No se puede ser tan frívolo con temas como este. Demasiado hay en juego. Y luego no valdrá llorar y echarse las manos a la cabeza cuando las tasas de obesidad infantil superen los terribles índices que ya tenemos.

Anuncios

4 pensamientos en “La nueva vieja pirámide nutricional

  1. Pingback: Las mejores entradas de 2015 | Como decíamos ayer…

  2. Pingback: Come menos y muévete más | Como decíamos ayer…

  3. Pingback: Por un puñado de azúcares | Como decíamos ayer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s