Algoritmos de amor

Hace varios meses Rashien Amini rompió con su novia, con quien llevaba saliendo dos años. Y lo que en un principio se trató de un ejercicio para alejar su mente de la situación, acabó por convertirse en Nanaya, una herramienta online que calcula las probabilidades de ser afortunado en el amor.

Hasta ese momento, el trabajo de este ingeniero consistía en hacer correcciones en los parámetros de misión del programa Constelación de la NASA, ahora desmantelado, que tenía como objetivo construir bases en la luna o Marte. Lo que hacía, básicamente, era análisis de coste/beneficio.

El análisis de coste/beneficio en el ámbito de las relaciones románticas no es nuevo. Incluso Darwin escribió su propio análisis antes de casarse. Y por todos es conocida la miríada de servicios online con este mismo propósito. Algunos incluso con algoritmos bastante sofisticados. Lo que diferencia a Nanaya de estos mencionados servicios es que no pretende emparejar a gente. No elige medias naranjas. Es un análisis que informa de las probabilidades de éxito en el amor que uno tendrá en los próximos años.

El proceso por el que Nanaya evalúa la probabilidad de encontrar una pareja adecuada consta de diferentes pasos: un test de personalidad, preguntas sobre características deseables en la otra persona, selección de imágenes… Los resultados se introducen después en una simulación que mezcla aleatoriamente rasgos entre una población de potenciales coincidencias, de forma que cada miembro de la población es como una tirada de dado.

Realizadas las combinaciones, el programa proporciona puntuaciones que miden la selectividad del protagonista, potencial de crecimiento del círculo social con tal o cual tipo de pareja, la «oportunidad romántica global» y un gráfico de la previsión para los próximos años. A los que están en una relación se les pregunta también aspectos sobre compatibilidad y felicidad con su pareja.

Como es lógico, la respuesta al algoritmo es principalmente escéptica. La atracción y el éxito de una relación es difícil de predecir porque es una cuestión dinámica, que escapa a la simple configuración y combinación de probabilidades. Debería incluir en el análisis datos recogidos por la pareja tiempo después para acercarse a un método efectivo para pronosticar el éxito de una relación amorosa.

Aun así, no deja de ser curioso.

2 pensamientos en “Algoritmos de amor

  1. Pingback: Las mejores entradas de 2015 | Como decíamos ayer…

  2. Sí, curioso es, pero vamos, me ha recordado a que, y a pesar de tener gustos selectos y difíciles de hallar en la población a la que pertenece la supuesta persona que haga el estudio; si Cupido decide tirar la flecha en ambas direcciones, es todo muy fácil y el pronóstico (que debería ser de complejidad para hallar pareja) se va al garete.. 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s