20 años de leptina II: Leptina y regulación neuroendocrina

El sistema neuroendocrino está principalmente formado por el hipotálamo y la hipófisis, y es el responsable directo de la producción y regulación de diferentes hormonas. Por una parte, la neurohipófisis (o hipófisis posterior), almacena y libera dos hormonas producidas por el hipotálamo: oxitocina y vasopresina. Por otra parte, la adenohipófisis (o hipófisis anterior), secreta hormonas que tienen como diana otros tejidos del organismo, como los testículos y ovarios, la glándula tiroides o la corteza adrenal.

hypo_pit_axes

El ayuno provoca un rápido declive en los niveles de leptina, previos y desproporcionados a la pérdida de materia grasa (19). Esto desencadena una serie de mecanismos adaptativos para la conservación de energía que pone en acción a distintos ejes del sistema neuroendocrino y favorece la reducción de la hormona tiroidea, la hormona del crecimiento (GH), la hormona luteinizante (LH) y la factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1) 1.

Sin embargo, a diferencia de otros sistemas, los mecanismos de regulación neuroendocrina de la leptina no se conocen con tanto detalle. En ratones es determinante, y prueba de ello es el desarrollo anormal que sufren las crías que carecen de leptina 2. En humanos, por el contrario, no parece ser tan dramático el asunto, ya que personas con deficiencia genética de leptina presentan un desarrollo normal. En este sentido, se sabe, por ejemplo, que las neuronas liberadoras de hormona gonadotropina carecen de LepRb, por lo que se ha sugerido que el efecto sobre el eje neuroendocrino se produce de manera indirecta 3.

A este carro de la regulación indirecta se han subido las kisspeptinas en los últimos años. El núcleo arqueado presenta neuronas que generan este péptido, y que además poseen LepRb. Es más, se ha establecido una relación directa entre los niveles de kisspeptina y leptina, en tanto que ratones mutantes de esta última tienen unos niveles significativamente inferiores a los de ratones control. Y que estos niveles aumentan tras la administración de leptina exógena 4.

Modelo de interacción de la leptina y componentes del sistema neuroendocrino (Fuente: Amstalden et al., 2011)

Asimismo, existen resultados contradictorios sobre su rol en humanos, como se observa por los diferentes resultados obtenidos tras la administración de leptina en sujetos en estado de ayuno 5,6. No obstante, esta discrepancia parece explicarse por una regulación permisiva de la función neuroendocrina. En concreto, por los resultados de distintos estudios se ha llegado a la conclusión de que 3ng/ml es la concentración mínima para permitir una función reproductiva normal.

La regulación de la hormona tiroidea se produce por diversos mecanismos. Uno de ellos es el aumento de los niveles de tirotropina (TSH). La leptina tiene la capacidad de regular a la alza la expresión del gen que codifica para la proteína promotora de esta hormona, lo que provoca un aumento de la misma cuando existe una presencia de leptina suficiente. La regulación a la alza del gen proTRH provoca un aumento en la expresión primero, en el procesamiento del precursor después y, finalmente, en la hormona propiamente dicha 7.

En humanos, la TSH se libera de forma pulsátil, con un patrón circadiano, de forma similar a como lo hace la leptina. Se ha visto que personas con déficit de leptina muestran grandes alteraciones  en la secreción de esta hormona, lo que ha servido para proponer que la protagonista de este monográfico juegue un papel regulador también aquí 8.

Respecto a su interacción con el eje hipotálamo-hipofisario-adrenal (HPA), estudios in vitro señalan que la leptina ejerce una acción estimulante de forma dosis dependiente 9. Por su parte, estudios in vivo demuestran que los ratones carentes de leptina tienen una actividad exagerada de la respuesta adrenal 10. Es más, también se ha visto que la leptina es capaz de calmar el aumento de la respuesta de estrés en ratones control 11. Sin embargo, estudios en humanos muestran que la deficiencia de leptina no es suficiente para causar trastornos mayores en este eje.

Las diferencias entre ratones y humanos en el efecto de la leptina sobre la regulación neuroendocrina es interesante. Sobre otras funciones, el papel de esta hormona parece más significativo y primitivo, dado que se comporta igual en los sistemas que regulan las mismas funciones en una especie y en otra.

Aun así, es cierto que la investigación sobre la leptina, aunque popular, no es tan extensa como la que se ha realizado sobre otras hormonas, por lo que habrá que esperar a ver qué depara el futuro.

Anuncios

Un pensamiento en “20 años de leptina II: Leptina y regulación neuroendocrina

  1. Pingback: Leptina libre de culpa | Como decíamos ayer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s