Redesubriendo la rueda en la diabetes

La Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil (JDRF) ha publicado un vídeo en el que anuncia la financiación para la fase 3 de un estudio de un viejo nuevo fármaco en la lucha contra la diabetes.

_

Tras la falla, la explicación. Que viene siendo más o menos lo mismo que en el vídeo, pero ya que estamos…

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas no genera la suficiente insulina (tipo 1) o cuando el organismo no puede utilizar de manera eficaz la insulina que el páncreas genera (tipo 2).

A diferencia de la diabetes tipo 2, la diabetes tipo 1 no se puede prevenir. Tiene un inicio temprano y normalmente obliga a quienes la sufren a depender de inyecciones de insulina diarias durante toda su vida.

Durante mucho tiempo se ha intentado encontrar una solución a esta condición, llegando incluso a proponerse trasplantes de páncreas de cerdo 1. Sin embargo, hasta la fecha no se ha logrado un tratamiento que consiga curar la enfermedad de manera no invasiva.

La situación podría estar a punto de cambiar. Y del mismo modo que pasara en otras ocasiones, gracias a un medicamento diseñado para un fin completamente distinto: el verapamil. La investigación de un grupo de la Universidad de Alabama liderado por Anath Shalev ha conseguido el OK para comenzar los ensayos clínicos con este fármaco en el contexto de la diabetes.

El uso potencial de este medicamento para la diabetes viene por su capacidad para reducir los niveles de la proteína pancreática TXNIP.

Estructura de la proteína TXNIP

Hace más de una década, Shalev ya andaba buscando en el páncreas el gen más sensible al exceso de glucosa en sangre. Resultó ser el gen de la proteína tiorredoxina interactiva (thioredozxin-interactive protein) o TXNIP. Se ha observado que niveles altos de tiorredoxina mantienen viva la producción de insulina por parte de las células β-pancreáticas. Ya entonces se hipotetizó que la supresión de TXNIP pudiera ser la clave contra la diabetes, y años de investigación en cultivos celulares y estudios preclínicos han hecho ganar peso a esta idea.

Es más, este mismo grupo ha publicado resultados que demuestran cómo el verapamil previene, e incluso revierte la enfermedad en un modelo de ratón. También que reduce TXNIP en cultivo celular de células β humanas. Más recientemente que TXNIP puede estimular su propia expresión, lo que apoya la idea de que esta proteína incrementa con el tiempo, no sólo como resultado de un aumento de los niveles de glucosa en sangre, sino como parte de un círculo vicioso por el cual TXNIP aumentada conduce a una expresión mayor de TXNIP, potenciando así los efectos adversos sobre las células β, como el estrés oxidativo, inflamación y finalmente muerte y propagación del trastorno.

Esquema de varios de los efectos facilitados por la sobrexpresión de TXNIP (Fuente: Singh and Perrone, 2013)

Sin embargo, como siempre, precaución. Por muy prometedores que sean los resultados de los ensayos preclínica, no es fácil alcanzar la fase 3. El verapamil es uno de los fármacos preferidos para el tratamiento de la hipertensión, arritmias y cierto tipo de jaqueca. Ejerce su efecto inhibiendo los canales de calcio tipo L (como nota interesante, decir que un amigo y antiguo compañero demostró la participación de estos canales en varias conductas inducidas por etanol utilizando este mismo fármaco 2), lo que obliga a tener especial precaución con su uso, dada la participación del calcio en multitud de funciones en el organismo.

A pesar de que presenta peligrosas interacciones con otros medicamentos, y por molestos que puedan resultar los efectos secundarios, el verapamil está lejos de suponer un riesgo vital y generalmente preferible a la diabetes.

Actualmente, Shalev y colaboradores están trabajando en versiones más efectivas del verapamil, con mayor especificidad en sus propiedades sobre el TXNIP. Sin embargo, el hecho de que sea un fármaco consolidado en el mercado debería facilitar las cosas en lo que se refiere a comités de aprobación y seguridad farmacológica, por lo que su uso en clínica como farmacoterapia contra la diabetes podría estar más cerca de lo que se espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s