Asco de política

Desde que la década de los ’90 del siglo pasado se comenzó a llamar «la década del cerebro», no han dejado de surgir especialidades que han fusionado su campo de estudio con la neurociencia. Así pues, existe la neuroética, el neuromárketing o la neuropolítica. Y sobre esta última me quiero centrar hoy, ya que ha aparecido un estudio bastante llamativo sobre cómo una simple imagen asquerosa es capaz de predecir de qué pie cojea cada uno, ideológicamente hablando.

Volviendo al tema original, hay que adelantar que no es la primera vez que se estudian y se encuentran diferencias (funcionales) entre los cerebros de personas liberales y personas conservadoras 1,2. Fundamentalmente en relación a la respuesta emocional. Sin embargo, el foco de atención hasta ahora ha sido la diferencia en una o dos regiones concretas. Lo novedoso de este trabajo es, por una parte, su aproximación global, ya que analiza la actividad cerebral en conjunto; y por otra parte, lo aventurado de sus conclusiones. Y es que según los resultados del estudio, una sola imagen que genere asco es capaz de predecir la tendencia política de la persona que la percibe.

asco

Los investigadores efectuaron un escáner cerebral funcional (fMRI) a 83 voluntarios mientras miraban una serie de 80 imágenes. Estas podían ser agradables (paisajes, niños jugando…), asquerosas (vómito, basura, mutilaciones…), amenazantes (accidente de tren, pistola apuntando…) o neutras (cesta, plato…). Los participantes evaluaron después las imágenes respecto al impacto emocional que les habían producido, y completaron una serie de cuestionarios que evaluaban su tendencia política (liberal, conservadora o moderada).

Las imágenes se analizaron utilizando un algoritmo que comparaba la respuesta global del cerebro de los participantes (liberales y conservadores) al mirar imágenes emocionales (agradables, asquerosas y amenazantes) en comparación con imágenes neutras. Los resultados mostraron que la respuesta de asco está particularmente ligada a la orientación ideológica. En ambos grupos, el algoritmo reveló distintos patrones de actividad cerebral, pero incluso a pesar de que tanto unos como otros informaron de reacciones emocionales similares a las imágenes, las áreas específicas del cerebro implicadas y sus patrones de activación diferían de manera consistente entre ambos grupos, proporcionando una firma neural de la tendencia ideológica.

Los conservadores mostraron una actividad aumentada en regiones del cerebro que se habían relacionado previamente con el procesamiento del asco, como los ganglios basales y la amígdala, pero también con un amplio rango de regiones implicadas en la regulación emocional, la atención y la integración de información. En los liberales, el cerebro mostró un aumento de la actividad en regiones diferentes, pero igualmente diversas.

El equipo encontró que estas firmas neurales de asco se pueden utilizar para predecir la orientación política. De hecho,  las respuestas del cerebro son tan intensas que fue posible hacer una predicción con el 95% de efectividad sobre el lado del espectro político en el que caía una persona, mostrándole únicamente una imagen.

Como nota curiosa, hoy mismo he leído un breve artículo sobre el aparente sesgo que existe en las ciencias sociales dada su involuntaria tendencia a dejar fuera de estudio las hipótesis más conservadoras. Es una opinión muy interesante y que daría para debatir largo y tendido, pero quizá en otro momento.

_

_

Referencia

Ahn W, et al. Nonpolitical Images Evoke Neural Predictors of Political Ideology. Curr Biol, 2014; 224:1-7.

Anuncios

3 pensamientos en “Asco de política

  1. WOW! Me ha sorprendido muchísimo!
    Me ha parecido muy interesante! Ha despertado sobre mi una inquietante curiosidad porque lo que habría salido en los resultados si yo hubiera participado en el estudio!

    Un abrazo bro!

    Me gusta

  2. Una pequeña rectificación: usas la palabra “liberal” como contraria a conservadora, cuando son perfecta y prácticamente asimilables. Aunque el sentido de la frase se comprende, deberías quizá buscar otro adjetivo, aunque tampoco sea perfecto (progresista, de izquierdas…)

    Me gusta

    • Para ser honesto, lo pensé. Pero dado que el estudio se llevó a cabo en EE.UU. preferí dejarlo así. Aunque es cierto que liberal y conservador hacen referencia también a perspectivas económicas y no sólo políticas, no sería correcto eliminar el factor de la ecuación, dado que la escala tiene en cuenta ambos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s