Sobre los suplementos vitamínicos

Nature ha publicado hoy (por ayer) un artículo muy interesante sobre la importancia de las vitaminas en la dieta de las sociedades industrializadas. A decir verdad, más que sobre las vitaminas se centra en los suplementos vitamínicos, una industria que solo en EE.UU. mueve más de 28.000 millones de dólares al año 1.

Hoy en día nadie duda de la necesidad y la importancia de estos micronutrientes para el buen funcionamiento del organismo. Es acerca de la suplementación en lo que se centra el debate. Y al parecer la comunidad científica está completamente dividida en torno a este tema.

Por desgracia, además, no se trata de una división en la que algunas voces se alzan contra la opinión más generalizada (en casi todos los campos y temas de la ciencia hay discusión, lo cual hace, sin ir más lejos, avanzar el conocimiento). No. Se trata de posturas diametralmente enfrentadas, abanderadas cada una de ellas por auténticos monstruos en el campo de la nutrición, la medicina y la fisiología.

Por una parte, artículos como el publicado en diciembre del año pasado en Annals of Internal Medicine, firmado por investigadores y personal del Hospital John Hopkins de Maryland y otras instituciones, se plantan con el «ya basta» ante tanto gasto innecesario 2. Por otro lado, respetables como MJ Stampfer, epidemiólogo de Harvard, Bruce Ames, o Walter Willett, tildan de irresponsable y sinsentido el argumento anti-vitamínico.

Incluso Paul Coates, director del área de suplementos alimenticios del NHI acepta el hecho de que es una discusión irresoluble hasta el momento y que no existe evidencia clara en favor de ninguna de las dos posturas.

A decir verdad, los resultados de estudios clínicos de doble ciego y grupos placebo sugieren que apenas ningún suplemento nutricional posee un efecto consistente sobre la salud en personas de países desarrollados. Sin embargo, muchos autores critican que la falta de evidencia se debe a imprecisiones metodológicas y mala interpretación de los niveles necesarios de distintos nutrientes.

Uno de los últimos informes extraídos a partir de la encuesta de hábitos alimenticios de EE.UU. describe niveles alarmantemente bajos de ciertas vitaminas (A, C, D y E, especialmente) y minerales como potasio, magnesio o calcio 3. Sin embargo, como significativamente señalaba un artículo en PLOS ONE el año pasado, las encuestas sobre las cantidades y alimentos consumidos son increíblemente poco fiables 4.

Aún así, en lo que respecta a determinados nutrientes, la opinión de varios con peso en el asunto es clara: muchísimas personas no están consumiendo lo suficiente. Es más, parece ser que personas con un nivel por debajo de la media (que no necesariamente alarmante) pueden beneficiarse significativamente de ese extra suplementario en según qué elementos, como por ejemplo el ácido fólico 5.

Por contra, otros muchos estudios clínicos parecen indicar que el sobreconsumo de micronutrientes puede resultar peligroso. Por ejemplo, un estudio demostró que los fumadores que consumieron 20 mg/día de β-caroteno durante 5 – 8 años mostraban casi un 20% más de probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón que los fumadores del grupo con placebo 6. Y es que parece que ciertos componentes que resultan del metabolismo del β-caroteno facilitan la proliferación celular. Otro estudio más reciente relaciona el exceso de vitaminas con la obesidad 7.

Esta discrepancia es sólo un ejemplo de lo complejo del asunto. Ahora se sabe que las curvas de riesgo siguen forma de “J” o “U”. Es decir, los nutrientes pueden tener efectos beneficiosos a unas dosis a partir de las cuales empiezan a ser tóxicos. La magnitud de la respuesta depende también del nivel inicial de la persona. Sin embargo, el artículo hace hincapié también en cómo estos factores se olvidan con facilidad, causando graves problemas en aspectos tan básicos como el diseño experimental de los estudios.

En un artículo publicado a principios de año, Robert Heaney propone algunas medidas para intentar minimizar los errores de este tipo con el fin de obtener medidas más fiables y datos más robustos 8. Muy interesante es en particular el ánimo a utilizar nuevas y más refinadas técnicas de diagnóstico y evaluación, como el espectroscopio desarrollado por Susan Mayne, que en apenas 30 segundos sobre la piel es capaz de aportar información sobre el estado nutricional de la persona 9.

La cuestión es que lo único en lo que se ponen de acuerdo los investigadores es que no hay acuerdo. ¿Resultan los suplementos (multi)vitamínicos efectivos a la hora de mejorar el estado de salud general? Habrá personas para las que sí y otras para las que no. Y a este respecto cabe destacar la escasa integración de datos genéticos y datos nutricionales. La variabilidad individual no sólo está en el hábito, sino también en la carga genética de cada uno, la cual puede ser más influyente de lo que cabría pensar en un principio.

Para finalizar, me gustaría resaltar que estos estudios y esta polémica surgen y se nutren en el contexto estadounidense. No hace falta decir que EE.UU. es un país desarrollado, pero tampoco hace recordar que más de un tercio de la población allí sigue un tipo de alimentación que bien podría calificarse como poco saludable. Y esto siendo amable. Es posible que en esas condiciones, los suplementos vitamínicos resulten de utilidad. Sin embargo, no hay motivos para pensar que una dieta que incluya alimentos de todo tipo en cantidad suficiente no aporte los niveles necesarios de vitaminas y minerales._

Anuncios

Un pensamiento en “Sobre los suplementos vitamínicos

  1. Pingback: Vitamina D: error de cálculo en la dosis diaria recomendada | Como decíamos ayer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s