¡Testosterona, nº 1!

En la entrada anterior, mencioné de pasada la testosterona, y me quedé con ganas de ampliar un poco la información sobre esta interesantísima hormona. Así que aquí voy.

Lo primero que viene a la cabeza de la mayoría de personas cuando escucha la palabra testosterona es esto O esto Tradicionalmente, la testosterona se ha asociado a una conducta sexual muy activa y a la agresividad. Sin embargo, aunque no deja de ser verdad en cierto modo, lo más adecuado sería emparejarla con esto Y es que si este esteroide es hormona de algo, lo es de la competitividad 1, 2, 3. O, mejor dicho, de la dominancia. Y aunque esta última característica parece predominar en los hombres 4,5, la testosterona no es exclusiva de los varones 6,7, como demuestran varios estudios sobre el mantenimiento del libido 8, 9 y la masa muscular 10 en mujeres a los largo de los años.

Para ejercer sus efectos, la testosterona (o su metabolito DHT), se adhiere a los receptores androgénicos de la célula. Esta unión genera un cambio estructural en el receptor que facilita la entrada de la hormona en el núcleo celular, desde donde interactúa con el ADN y afecta la transcripción de genes implicados en la formación de proteínas que disparan la respuesta androgénica. Según el resultado, esta respuesta puede  clasificarse en anabólica (aumento de fuerza, masa muscular, densidad ósea…) o virilizante (maduración de órganos sexuales primarios y secundarios), aunque la distinción entre ambas categorías en ocasiones es bastante confusa.

Otro aspecto interesante de la testosterona es que parece actuar como un arma de doble filo. Según varios estudios, la liberación de esta hormona inhibe la formación de vínculos de confianza, pero aumenta la reciprocidad cuando se libera en un contexto no competitivo 6, ejerciendo un efecto similar al que tiene la oxitocina.

Esto resulta paradójico. Desde un punto de vista evolutivo, tiene sentido para el establecimiento de jerarquías, pero socialmente no hubiéramos evolucionado sin ser capaces de cooperar y realizar intercambios desde una posición socialmente simétrica, que es como entiendo yo que nuestros ancestros percibían los contextos no competitivos, cuando el otro no está en una posición superior ni inferior a la propia. En ese sentido, parece que la cooperación (oxitocina y testosterona) es más beneficiosa para el desarrollo que la autoridad (testosterona) 11, 12.

En el presente ocurre, sin embargo, la cosa es diferente. Con reglas y normas sociales ya establecidas, la competición se presenta en formas mucho más diversas, pero interesantemente, la testosterona no deja de ejercer su función en estas. Así pues, se ha demostrado cómo, por ejemplo, esta hormona afecta la evaluación del riesgo en la toma de decisiones, sobre todo en un contexto financiero 13, siendo además diferente este efecto en hombres y en mujeres 14.

Si lo pensáis, todo está bastante relacionado: la agresividad (que no violencia, necesariamente), la dominancia, la competitividad, el riesgo en la toma de decisiones… Seguramente, si conocéis a alguna persona con una personalidad predominantemente extravertida o con altos rasgos de búsqueda de sensaciones, con mucha probabilidad presente altos niveles de testosterona 15, 16,17, 18.

Anuncios

3 pensamientos en “¡Testosterona, nº 1!

  1. El fascinante mundo hormonal!! Y qué me dices del paradójico efecto alopécico de la testosterona? El único remedio demostrado contra la caída del pelo es la inhibición de la enzima 5-alfa-reductasa con finasteride, impidiendo la conversión de testosterona en DHT, que ejerce un efecto involutivo sobre los folículos pilosos del cuero cabelludo, pero no sobre el vello corporal. Pero esto ya lo sabías no? Da igual, algún lector se enterará.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s