Neuropsicología de la toma de decisiones y el consumo de alcohol

Todos los días estamos expuestos a la toma de decisiones. No me voy a poner metafísico. La verdad es que, afortunadamente, la mayoría de esas decisiones no son vitales y sus consecuencias no generan graves alteraciones en nuestras vidas. El proceso de calcular la ratio coste/beneficio de una decisión es algo que hacemos de forma automática y continuada, pero el conocimiento sobre la neurobiología y anatomía que funciona para que estas decisiones se tomen no está del todo bien definido. Esta situación pretende subsanar el grupo de James MacKillop, director del Laboratorio de Psicofarmacología Clínica y Experimental de la Universidad de Georgia.

El estudio que MacKillop y colaboradores han llevado a cabo se centra en la toma de decisiones en torno al consumo de alcohol. Concretamente mediante el estudio de cómo valora los pros y contras del consumo. Para ello, el estudio combinó fMRI y la barra de un bar instalado en el laboratorio. Se entregó $15 a los participantes (24 bebedores frecuentes, de entre 21 y 31 años) que podían gastar en el bar, pero tenían que elegir dentro del escáner cuántas bebidas pretendían escoger, teniendo en cuenta que había desde muy baratas a muy caras. Hasta un máximo de ocho, las bebidas que escogieran se les servirían después en el bar, y podían quedarse el dinero sobrante.

En función de la relación coste/beneficio, las decisiones de los participantes sobre la percepción de la bebida fueron diferenciadas en tres categorías: 1) todo beneficio y cero coste; 2) cierto beneficio y cierto coste; y 3) cero beneficio y todo coste. De esta forma, el grupo de MacKillop pudo identificar los mecanismos neurales responsables de los diferentes tipos de decisión  basadas en esta ratio.

El análisis de las imágenes obtenidas por fMRI reveló que los participantes que decidían beber en general mostraban una activación significativa en la corteza prefrontal y las cortezas parietales. Sin embargo, cuando la decisión estaba influida por el precio de la bebida, se activaban también regiones frontoestriatales, lo que sugiere un diálogo entre la deliberación y el valor de recompensa atribuido al alcohol. Este tipo de decisiones estaban acompañadas por una inhibición del estado normal de estas redes, lo que es coherente con estudios previos que relacionan esta desactivación con la exposición a tareas de gran demanda cognitiva 12.

Entre otras cosas, los autores también demostraron que la mayor diferenciación en actividad cerebral se observaba durante la elección de no beber, lo que sugiere que el mayor conflicto de los participantes se producía en esta condición. No obstante, a pesar de que la inhibición de la conducta es uno de los procesos que más demanda cognitiva genera, los sujetos no parecían experimentar conflicto cuando decidían que el precio de la bebida era demasiado alto. Al parecer, el conflicto activa principalmente la región de la ínsula anterior, que ya se sabía implicada en estudios previos de adicción y circuitos motivacionales 3, 4. En este sentido, se sabe que esta región no sólo es responsable de codificar el grado de craving o el valor atribuido a diferentes sustancias, sino también de procesar las experiencias interoceptivas, las respuestas fisiológicas viscerales.

_

La ínsula anterior responde de manera escalada a la decisión de beber, especialmente cuando el coste supera al beneficio (Fuente)

_

Los autores llaman la atención sobre el hecho de que la ínsula es sensible al incremento en los costes de la decisión, principalmente cuando sobrepasan los beneficios, y apuntan a que esta región podría ser el punto en el que los sistemas racional e irracional trabajan juntos.

Este estudio es el primero que se realiza sobre la toma de decisiones basadas en la evaluación del coste/beneficio respecto al alcohol. Y es también el primero en utilizar una aproximación neuroeconómica en la interpretación de los resultados. Personalmente, creo que es curioso y utiliza una aproximación interesante, cada vez más en auge. Pero creo que su utilidad está mucho más dirigida hacia el campo de la adicción que el neuromarketingya que la utilización de sujetos con condiciones tan especiales como es la adicción, necesariamente va a condicionar la interpretación de los resultados y la extrapolación a los mecanismos que actúan en el cerebro de una persona sin estos problemas.

4 pensamientos en “Neuropsicología de la toma de decisiones y el consumo de alcohol

  1. Pingback: Reduciendo el consumo de alcohol con neuroeconomía

  2. Pingback: Magapsine (12/03/2014) | dronte.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s