Identificado un gen que asocia la estructura cerebral y la inteligencia

_

La inteligencia es un tema peliagudo (ya hablé de ella aquí antes). Tras más de un siglo de investigaciones todavía existe debate sobre qué características la componen, si es un fenómeno unitario o compuesto, si existe sólo una o son varios los tipos de inteligencia o el peso de los genes en su desarrollo. Y parece que la cosa va para largo. No obstante, respecto a este último punto en concreto se ha hecho un descubrimiento interesante recientemente.

En un estudio internacional coordinado por Sylvane Desrivières, del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres, se ha identificado por primera vez un gen asociado a la inteligencia. En concreto, un gen que asocia el grosor de la corteza cerebral con esta habilidad cognitiva. Publicado recientemente en Molecular Psychiatry, este estudio podría ayudar a otros investigadores a comprender el mecanismo biológico detrás de algunas formas de trastornos de inteligencia.

Sin embargo, como bien señala la autora principal, su hallazgo «no es de forma alguna “el gen de la inteligencia”», dado que esta se ve necesariamente influenciada por diversos factores genéticos y ambientales, y el gen identificado, aunque relevante, sólo explica una pequeña porción de las diferencias en las habilidades intelectuales.

_

La influencia de los genes en la inteligencia

_

El objetivo del estudio era descubrir como las diferencias estructurales en el cerebro se relacionan con diferentes habilidades intelectuales y para ello se analizó el material genético y los escáneres cerebrales de más de 1.500 adolescentes (14 años), además de incluir una batería de tests para medir inteligencia verbal y no verbal. Se tuvieron en cuenta más de 54.000 variantes genéticas potencialmente implicadas en el desarrollo cerebral.

Los resultados mostraron que algunos adolescentes presentaban una corteza más fina en el hemisferio izquierdo, concretamente en los lóbulos frontal y temporal y que estos mismos sujetos puntuaban más bajo en los test de inteligencia. Pero lo interesante surgió cuando se comprobó que estos mismos sujetos eran portadores de una variante particular del gen NPTN. Este gen codifica una proteína que actúa a nivel de la sinapsis y se ha asociado a la plasticidad sináptica, por lo está implicado en la forma en que las neuronas se comunican.

Para confirmar sus hallazgos, los investigadores estudiaron este gen en ratones y cultivos de neuronas humanas. Curiosamente, el NPTN presenta distinta actividad en los hemisferios izquierdo y derecho, lo que explicaría que el primero pueda ser más sensible a las consecuencias de mutaciones en el gen.

Los hallazgos sugieren que algunas diferencias en habilidad intelectual pueden ser el resultado de una función reducida en este gen, especialmente en regiones del hemisferio izquierdo. Las variaciones genéticas identificadas en el estudio sólo dan cuenta de un 0,5% de toda la variación que se da en la inteligencia. Sin embargo, este descubrimiento puede tener importantes implicaciones para comprender el mecanismo biológico que existe tras diferentes trastornos psiquiátricos, como la esquizofrenia o el autismo, donde la habilidad cognitiva resulta una de las características fundamentales de la dolencia.

Personalmente, opino que siempre es bienvenido un descubrimiento de este tipo. Cualquier hallazgo que suponga un paso hacia adelante en el conocimiento de las causas y mecanismos del funcionamiento del cerebro y sus trastornos es un punto a favor. Sin embargo, como decía al principio, existen temas más susceptibles que otros a la hora de generar titulares jugosos y derivar conclusiones rápidas. En este sentido, es totalmente necesario remarcar el comentario de la Dra. Desrivières, cuando dice que no es el gen de la inteligencia.

El estudio genético de las distintas cualidades y habilidades mentales sin duda tiene mucho que decir, pero es sencillamente absurdo, en mi opinión, pensar que procesos tan complejos y ricos en matices como la inteligencia (véase adicción, personalidad, etc.) estén determinados por un sólo gen. Si acaso, será un conjunto. Y siempre teniendo en cuenta las modificaciones que las experiencias puedan ejercer sobre estos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s