Implantación de recuerdos

_

Dicho así, suena a ciencia ficción, pero parece ser que neurobiólogos del UC Irvine han logrado crear nuevos recuerdos mediante la manipulación directa del cerebro. Gracias al estudio del proceso por el que se forman las memorias, este logro podría ser clave para comprender y quizá en algún momento resolver, algunos aspectos determinantes de varios trastornos relacionados con la memoria y el aprendizaje.

Para poner a prueba su objetivo, los autores establecieron ciertos criterios que debían cumplirse para poder afirmar que nuevos recuerdos se habían producido. Se considera que una memoria se ha creado cuando (1) es posible detectar un cambio neural, siendo la plasticidad neuronal el preferido en este contexto. Después (2), este evento debe estar correlacionado con parámetros conductuales de aprendizaje. Además (3), debe ser reproducible, imitable, en tanto que la producción artificial de este cambio debe inducir cambios conductuales observables similares a los cambios observados naturalmente. Por último (4), el fenómeno debe ser específico. En este sentido, no se puede concluir que se ha generado un nuevo recuerdo cuando aparece plasticidad neuronal junto con la expresión conductual de un recuerdo (correlación), ya que esta plasticidad podría estar involucrada en otro tipo de procesos, como por ejemplo la adquisición, más que en la codificación de algún aspecto sensorial (contenido) de la experiencia en sí. Así pues, los eventos neurales relacionados con el contenido de la memoria deben presentar detalles específicos. Por ese motivo, tanto la plasticidad natural como la imitada (o reproducida) deben coincidir también en este aspecto.

El estímulo que se utilizó en el estudio fue un sonido determinado. En comparación con otras cortezas sensoriales, la corteza auditiva primaria ha sido una de las más estudiadas en el campo de la memoria y el aprendizaje. Tanto así que la plasticidad neuronal en el área A1 cumple los criterios anteriores: detección (Scheich et al., 2011), correlación (Bieszczad and Weinberger, 2012), imitación (Miasnikov et al., 2011) y especificidad (Reed et al., 2011). En particular, se sabe la estimulación del núcleo basal imita correctamente la formación de memorias naturales mediante inducción artificial de plasticidad en A1. Sin embargo, no se había podido establecer hasta ahora la relación entre la imitación de la plasticidad representada en A1 y la imitación de la memoria en términos conductuales. Por ejemplo, no se sabía si este procedimiento (la inducción de plasticidad en A1 mediante la estimulación del núcleo basal) sería suficiente para generar un cambio conductual con base mnésica.

Para resolver esta duda, los autores de este trabajo expusieron a los ratones del estudio a un tono específico. Después estimularon el núcleo basal de los animales, generando un aumento en la libearción de acetilcolina y aumentando el número de neuronas que respondían a ese tono. Al día siguiente, se expuso a los animales a diferentes tonos y se encontraron cambios en la respiración de estos al escuchar el tono conocido, demostrando que un contenido mnésico específico había sido creado mediante cambios directos inducidos durante el experimento. Más aún, se demostró que las memorias creadas artificialmente poseían las mismas características que las memorias creadas naturalmente, incluyendo la retención a largo plazo.

La investigación liderada por el profesor Weinberger ha demostrado que se pueden generar memorias específicas mediante la alteración directa de neuronas corticales, produciendo unos recuerdos específicos y predecibles. La creación de nuevas memorias mediante cambios directos en la corteza es la culminación de varios años de investigación en torno a los núcleos basales y la acetilcolina, dentro del campo de la plasticidad cerebral y los procesos de memoria. Los responsables del estudio afirman que esta es la primera prueba de que se pueden crear memorias mediante manipulación cortical directa, lo cual representa una interesante y potencial vía de estudio en el contexto de los trastornos mentales asociados a problemas de memoria y aprendizaje.

_

_

(Estudio original aquí: Bieszczad KM, Miasnikov AA, Weinberger NM (2013) Remodeling sensory cortical maps implants specific behavioral memory. Neuroscience 246: 40–51.)

Anuncios

2 pensamientos en “Implantación de recuerdos

  1. Pingback: Recuerdo artificial entre eventos no relacionados | Como decíamos ayer…

  2. Pingback: Neuropsicología y el recuerdo de los sueños | Como decíamos ayer...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s