Tambores de guerra

_

En un día como hoy, en que tengo troecientas mil millones de cosas que hacer, me pongo a escribir una entrada sobre algo que me preocupa bastante: la situación actual.

Quienes leéis el blog de manera regular, id al psicopedagogo y que os enseñe a leer bien.

No, ahora en serio. Sabéis que no suelo utilizar el blog para cuestiones que se salgan del ámbito friki/académico, salvo contadas excepciones. Hoy añadiré una excepción más a esa lista, porque quiero compartir una idea a la que llevo dando vueltas un tiempo ya. No voy a valorar la gestión de la crisis, porque creo que la mayoría ya sabéis lo que pienso y no me quiero encender. Voy a plantear lo que creo yo que va a causar todo esto en un plazo de 5-10 años, que no es más que la III Guerra Mudial.

«¡Hala!», diréis, «¡exagerado!». Bueno, tal vez. Espero que sí, pero a mí me da que no.

Estamos inmersos en una sociedad capitalista basada en el consumo. O sea, gastar. Si la gente gasta, se mueve dinero, la economía no se estanca y los estados bailan confiados mientras intentan impresionar al mercado, sentado en la barra cual juez de Tú sí que vales. Normalmente, somos las personas las que barremos, fregamos y enceramos esa pista de baile, mientras que los Estados son los bailarines que desgastan sus suelas sobre el trabajo de las personas. Pero eso parece que ya lo debíamos saber cuando firmamos el contrato. Aunque a mí no me preguntaron nada (a propósito, recomiendo encarecidamente este corto).

Mientras la cosa va bien, a las personas nos dan cubos de fregar con rodamientos de carbono, fregonas ultra absorbentes de doble capa, palos de escoba de aluminio reforzado y recogedores inteligentes con detector de mugre. Y como no somos capaces de ver más allá de nuestras narices, no nos quejamos. Cuando hay crisis, nos da un trapo atado a un palo y una bolsa de PRYCA con agujeros. Y se nos exige la misma eficiencia. En esa situación, cuando levantamos la cabeza para quejarnos, vemos en la misma sala a más gente, fregando la misma mierda, con la misma mierda de equipamiento; nos miramos con cara de «¿será que esto no hay alternativa, o que somos gilipollas?» Y lo peor es que, tal y como están las cosas, no parece que sea ni lo uno ni lo otro. O más, tanto lo uno como lo otro. Y como somos los limpiasuelos, no podemos acceder a las galas, y sólo nos queda gritar nuestras quejas a los bailarines mientras se van retirando a sus camerinos a esperar que los jueces hagan y deshagan. Nos levantan el dedo en señal de «OK!», como si hubieran escuchado lo que estamos gritando, pero la verdad es que no oyen una mierda desde el otro lado del escenario. Y les da exactamente lo mismo, para qué nos vamos a engañar; sólo están pensando en la nota que les darán los jueces.

Hasta que pete. Y petará. Porque igual que el cambio climático, se ha llegado a un punto de no retorno. Se puede ralentizar, se puede intentar minimizar el daño, crear estrategias para adaptarse… Pero no se puede volver atrás. El planeta es un ejemplo, pero como es progresivo, pero lento, parece que a los que tienen el poder de hacer algo les da un poco igual. La crisis esta de mierda, en cambio, es algo urgente, del ya, que todo el mundo quiere solucionar antes de ayer. ¿Y para eso qué hace falta? Que se mueva dinero, que se cree empleo, que se produzca. Bien, pues si tenemos en cuenta que históricamente, la industria más influyente y poderosa, que más a favorecido los finales de crisis económicas, es la armamentística. En tiempos de paz, se gasta más en armamento en una semana que lo que se dedica a la nutrición mundial de países subdesarrollados en un año. Será un problema de cantidad, o de focalización, pero a mí me parece que no falta mucho para que alguien ponga encima de la mesa la idea de atacar a algún país de oriente medio para ayudar a solucionar este bache. O, al menos, distraernos, como decía Orwell.

Ya lo decían nuestros mayores: «¡Una guerra tendrías que pasar!» Pues al final van a tener razón…

Anuncios

2 pensamientos en “Tambores de guerra

  1. ¿No es justo lo que pasó en los años 30? Hasta que la Segunda Guerra Mundial no movilizó la economía, medio mundo industrializado se hundía.

    Pero creo que ahora los tiempos son diferentes, y el pueblo —a pesar de estar más puteado— tiene más armas. Creo que de aquí a 10 años habrá una revolución social que cambiará las cosas; una guerra mundial, no.

    Además… ¿quién iba a proteger a Oriente Medio para que la guerra mundial fuera mundial?

    Me gusta

    • Hombre, Oriente medio lo forman varios países; yo creo que esos serían un bando. El otro… Vete a saber, pero mucho me temo que estaríamos en medio de todo el fregado.

      Yo creo que, tristemente, el conflicto armado está a la orden del día. Es algo que acompaña a la realidad mundial, aunque no siempre nos hagamos eco. Hay guerras que se llevan librando hoy más de 20 años. Y en Iraq, Afganistán, etc., todavía hay gente lanzando bombas y gente muriendo a causa de la guerra. Creo que es factible una guerra en toda regla.

      Espero equivocarme (seguramente, para qué engañarnos), pero tal y como está la cosa no me sorprendería nada.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s