Todo es la misma mierda

_
Leyendo este artículo de Juan José Millás, pensaba en la razón que tenía al describir cómo las reglas de la realidad y la sociedad en que vivimos son tan, tan diferentes, y se aplican e interpretan de forma tan pasmosamente arbitraria según en qué lado de la barrera estés.

Seamos claros y dejémonos de historias. Una mentira, un delito, un fraude; lo son en función de quién la diga, haga o protagonice. Es el juego del poder. Y punto. Esto tiene que ser así, porque si no, la realidad deja de tener sentido. Y ahí pensaba yo que pasa igual con la física, curiosamente.

Todo está formado de lo mismo: materia. Sin embargo, no se aplican las mismas leyes físicas a los objetos macroscópicos (planetas y manzanas) que a los subatómicos (electrones y quarks). Todavía se anda a vueltas con la teoría de la unificación, pero hasta el momento, se puede decir que rigen dos físicas distintas en función del nivel de que se trate: la física relativista (de las manzanas) y la física cuántica (de los quarks).

Y del mismo modo que estando formado por lo mismo, no se aplican las mismas reglas, siendo todos personas que conforman una sociedad, no se nos aplican las mismas reglas. Y dicho esto, muchos pensaréis «ya ha venido este a reinventar la rueda», pero es esa normalidad con la que se toma el asunto lo que nunca deja de llamar mi atención.

La sociedad se basa en reglas que crean los representantes de las personas que conforman esa sociedad para que la interacción entre individuos se realice de forma no caótica. Estos representantes son, a su vez, miembros de la sociedad. Las personas somos las partículas que forman la materia.

En el momento en que uno habla en nombre de dos, ostenta poder, porque habla por sí mismo y el otro. El poder es la masa. Cuanta más gente elija tu voz como la suya, más poder. Cuanta más materia tiene un cuerpo, más masa. Cuando esto ocurre, las leyes y la forma de comportarse para unos y para otros, ya es distinta. Y así como en física existen cuatro fuerzas fundamentales (nuclear fuerte, nuclear débil, interacción electromagnetismo y gravedad), en la sociedad tenemos la política, la justicia y la economía. Para ambos ejemplos, se piensa que todo es parte de la misma cosa, pero no se ha podido demostrar experimentalmente. Aún.

La cuestión es que, al igual que en la física, cuando pasamos de uno a otro, las leyes que se aplican en un nivel no sirven para el otro. Y así tenemos que la gravedad no se comporta igual en las manzanas que en los quarks, ni la justicia opera igual para los poderosos y el resto de personas. Tampoco la economía, por supuesto.

Que cada uno busque sus ejemplos, a mí se me ocurren tantos que no sé ni por dónde empezar. Sólo sé que esto no puede seguir así. Y que del mismo modo que la física se está partiendo los cuernos para buscar una teoría del todo y no para de hacer experimentos que nos lleven a un conocimiento mayor y una comprensión completa de la naturaleza en todas sus formas, las sociedades cada vez estamos siendo sometidas a un yugo del que llegará un momento que no podremos liberarnos más que a mordiscos y hostias como panes. Pero para entonces estaremos tan oxidados, cansados y asustados, que se nos habrá olvidado cómo luchar.

Así es como se pierde una generación. Y otra. Y otra.

Esta escena de The Wire (0:32) lo explica mucho mejor que yo.
_

_
_
PD: como ya sabéis, yo no soy físico, ni analista, ni nada. Sólo soy una persona más a la que le encanta hablar de cosas que no sabe y dar su opinión con la poca información que tengo acerca de lo que hay por ahí.

3 pensamientos en “Todo es la misma mierda

  1. Lo has explicado muy excepto por una cosa, los ordenes de magnitud no se nutren unos de otros. Es decir, las manzanas no parasitan a los cuarks, estan formadas (por decirlo de alguna forma) por ellos pero no existe una interaccion lesiva entre los distintos niveles con el animo de que uno de los mismo tenga unas reglas fisicas más “atractivas”.

    En la naturaleza no existe un conflicto patente, claro. Existen pequeños conflictos dentro de los mismo niveles de organización, pero no uno que atraviese todos ¿O si?. Sin embargo, en la historia humana, la lucha (de clases, de ideologias, de niveles, de castas) es un hecho. Nos definimos por la lucha entre distintos niveles organizativos. En tu metafora un quark hijoputa y pisopelopicopata no puede conseguir ser una estrella roja a base de timar a otros quarks, juntarse con atomos pesaos, atraer polvo espacial y liarla parda. En nuestro orden social, si.

    Y esa ventana a ascender, esa mentira sobre la ambicion (mentira en la mayor parte de los casos) hace que esas reglas se apliquen de forma distinta entre los distintos niveles. Los poderosos realmente no tienen reglas, no unas que podamos percivir desde aqui. Pero tu puedes llegar a conocerlas si realmente estas dispuesto. Y si no tu, tus hijos o tus nietos, mira a Amancio Prada.

    Si si se puede subir, tambien se les puede hacer bajar. Y reducir esas manzanas podridas y negras a quarks, o menos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s