¿De qué te arrepientes?

_

Imposibiloginofilo ha colgado en su muro de Facebook un artículo de The Lancet que me ha parecido tremendo: una enfermera de cuidados intensivos (Bronnie Ware) ha ido recogiendo los últimos deseos de varias personas en sus últimos días de vida, hasta publicar Top five regrets of dying , que vendría a ser algo así como  (y que me perdonen los traductores) «Los cinco arrepentimientos más comunes a la hora de morir».  Ahí van. Quizá alguno os sorprenda.

_

  1. Ojalá hubiera tenido el valor de vivir una vida plena para mí mismo, y no la que otros esperaban de mí. Este es el arrepentimiento más común. Cuando la gente se da cuenta de que su vida casi ha terminado y echan un vistazo atrás, es fácil ver cómo muchos sueños quedaron por cumplir. La mayoría de la gente ni siquiera llega a satisfacer la mitad de los que tenía, y muere pensando que fue debido a las elecciones que se tomaron, o no pudieron tomar.
  2. Ojalá no hubiera trabajado tan duramente. Este fue el más común de todos los hombres que la enfermera Ware cuidó en sus últimos momentos. Se perdieron la infancia de sus hijos y la compañía de sus parejas. Las mujeres también expresan este arrepentimiento, pero en tanto que la mayoría eran de generaciones pasadas, muchas de las pacientes de la unidad no fueron las encargadas de llevar el pan a casa. Todos los hombres que estuvieron bajo el cuidado de esta enfermera se arrepentían profundamente de sus vidas limitadas por la rutina del trabajo.
  3. Ojalá hubiera tenido el valor de expresar mis sentimientos. Muchas personas reprimen sus sentimientos para evitar el conflicto. Como resultado, se acostumbran a una existencia mediocre y a no convertirse nunca en aquello de lo que verdad son capaces. Muchos desarrollan enfermedades relacionadas con la amargura y el resentimiento que llevan encima como resultado.
  4. Ojalá hubiera mantenido el contacto con mis amigos. Es común no darse cuenta de los beneficios que aportan los viejos amigos hasta que es demasiado tarde como para llegar a ellos de nuevo. Muchos acaban tan encerrados en sus propias vidas que dejan desvanecer amistades preciosas. Muchos se arrepienten profundamente de no haber atribuído a las amistades el tiempo y el esfuerzo que merecían. Todo el mundo echa de menos a sus amigos cuando se muere.
  5. Ojalá me hubiera permitido ser más feliz. Este es uno sorprendentemente común. Muchas personas no se dan cuenta hasta el final de que la felicidad es una opción. Han permanecido estancados en viejos patrones y hábitos. El conocido confort o familiaridad se sobrepuso a su vida tanto física como emocional. El miedo al cambio les dejó haciendo creer a otros, y a ellos mismos, que eran felices, pero cada vez las risas y las tonterías tardaban más tiempo en aparecer en sus vidas.

Os dejo aquí el enlace a la entrada original. La conclusión que yo saco de todo esto es que uno, la vida, la tiene que vivir para sí mismo. Pero no seamos ilusos, no es posible una vida sin responsabilidades. Aún así, quizá el truco sea escoger las opciones que nos den como resultado unas responsabilidades que se puedan cumplir sin tener que renunciar a las experiencias por las que, en un primer momento, escogimos esas opciones. Es decir, trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Suena a cliché, es cierto, pero es un cliché creado por el dejarse llevar. Tal vez, sin embargo, es cierto que haya un punto de no retorno, en el que uno deja de pensar en hacer cosas para empezar a arrepentirse de lo que podría haber hecho. Pero quiero creer que en mayor o menor medida, siempre hay tiempo para cambiar.

De cualquier forma, os traslado la pregunta ¿de qué os arrepentiríais vosotros a la hora de morir?

_

3 pensamientos en “¿De qué te arrepientes?

  1. pues yo creo q arrepentirme no me arrepentiría de nada!! y no porque muchas veces no hice esto, dije lo otro y simplemente fui yo, sino porque si en su momento, no pude hacerlo era bien porque no estaba preparada, no sabia cómo decir o la opinión del resto sobre mi era demasiado importante… vivo al día y pocas veces me corto de hacer nada, trabajo para vivir y si tengo algo q deseo voy a por ello… seguramente no consiga muchas cosas, ya que todo tampoco depende de mis acciones, peeeero,lo intento cada día!! arrepentirme creo que seria en ese momento emplear recursos innecesarios y no vivir… el momento!!

    Me gusta

  2. Pongo aqui lo que le he puesto a la amiga que me ha dado a conocer el árticulo:

    “Por eso trabajo poco, hago lo que me rota, os digo que os quiero (y que a algunas os he deseado o tal vez os deseare) todas las veces que puedo, intento estar en contacto con todos vosotros y disfrutar de vuestra compañia todo lo que puedo y sobre todo y todas las cosas, que os riais y aprendais, como yo me rio y aprendo con vosotros (y de vosotros)

    Aun asi, seguro que me quejo mucho cuando me muera, y arrepentirme más. Y seguro que me arrepiento de morirme, con todo lo que aun me quedara por hacer, por decir y por amar.”

    Como me parece que me ha quedado inspirado y responde (tangencialmente) a tu pregunta, ahi lo dejo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s