El Pisuerga y la Psicología

_

El otro día vi de casualidad y refilón una noticia en la tele, acerca de una nueva moda que hay en Valladolid entre los jóvenes (cuando digo «los jóvenes» siento que tengo 50 años. Shit). Al parecer, desde hace un tiempo algunos se divierten tirándose al río Pisuerga desde lo alto de sus puentes. De sus puentes altos, se entiende. No sé, no he estado en Valladolid. Las multas van hasta los mil y pico euros, creo recordar haber oído, pero los chavales siguen ahí erre que erre. Lo cual, desde un punto de vista psicológico es bastante interesante.

National Geographic tiene un artículo muy interesante acerca de esto.

En otras entradas se habla sobre el cerebro adolescente, sobre la incompleta formación de la corteza prefrontal y lo vulnerable que eso puede hacer a algunas personas a no atender la contingencia de un castigo, qué pasa cuando las consecuencias no tienen repercusión, o la búsqueda de sensaciones. Todo eso está más o menos relacionado, e influye en mayor o menor medida a la hora de tomar decisiones tipo «me tiro por un puente». Pero eso no es todo. Decir que los adolescentes realizan conductas de riesgo porque no tienen el cerebro desarrollado es simplista.

Pero no sólo es simplista, sino que resulta, también, erróneo en gran medida. Los resultados de varios expertos en psicología adolescente demuestran que estos no se diferencian de los adultos en las estrategias cognitivas utilizadas para valorar los riesgos de una decisión. Ambos, jóvenes y adultos, pecamos de excesiva confianza. La diferencia parece estar en el resultado del cálculo de coste/beneficio. Es decir, cuando una situación arriesgada puede conducir a un beneficio, los adolescentes tienden a valorar ese resultado de forma mucho más intensa y atractiva que los adultos.

Ahora sería interesante saber qué es lo que ocurre para que se de ese cambio en la valoración ¿cómo se produce? ¿Qué factores entran en juego?

_

_

Referencias

_

Albert D, Steinberg L (2011) Judgment and decision making in adolescence. Journal of Research on Adolescence, 21, 211-224.

Goldweber A, Cauffman E, Dmitrieva J, Piquero A, Steinberg L (2011). The development of criminal style in adolescence and young adulthood: Separating the lemmings from the loners. Journal of Youth and Adolescence, 40, 332–346.

Chein J, Albert D, O‘Brien L, Uckert K, Steinberg L (2010). Peers increase adolescent risk taking by enhancing activity in the brain‘s reward circuitry. Developmental Science, 14, F1–F10.

Steinberg L (2008) A social neuroscience perspective on adolescent risk-taking. Developmental Review, 28, 78-106.

_

Anuncios

4 pensamientos en “El Pisuerga y la Psicología

  1. Estaría bien comparar la conducta temeraria de algunos adolescentes con la de los adultos que nos han metido en esta crisis que no parece tener fin. La pregunta sería si existe la madurez o si basta con el brillo del dinero -o cualquier otra recompensa- para que toda precaución se vaya a tomar viento

    Me gusta

  2. Jajajaja me recuerda a un tipo con el que esquié una vez… que hace años hacía más el loco, pero de mayor, cada vez que se aceleraba o acercaba a un salto, veía al director de su banco detrás de un árbol, acechando, recordándole su hipoteca y demás asuntos xD

    Tendrá algo que ver eso?

    Me gusta

    • Pues imagino que sí. Por norma general, según crecemos aumenta no sólo nuestra responsabilidad, sino también la gravedad de las consecuencias de faltar a ella. Supongo que la balanza sé irá inclinado por cuestiones así también

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s