nóiccefreP

_

El otro día leía en un blog, confieso que no sin cierta desazón, cómo se hablaba de la perfección. Y pensaba que las cosas que iba leyendo, las había escuchado muchas veces antes; incluso las había pensado yo mismo.

_

Perfección (Del lat. perfectĭo, -ōnis).

1. f. Acción de perfeccionar.

2. f. Cualidad de perfecto.

Perfecto, ta (Del lat. perfectus).

1. adj. Que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia en su línea.

2. adj. Que posee el grado máximo de una determinada cualidad o defecto.

_

Si buscas perfección en Google, apuesto a que de los 10 primeros resultados no aparece nada que hayáis podido relacionar con la imagen mental que os viene a la cabeza al pensar en algo perfecto, más allá de definiciones. Todos sabemos que es una quimera, un concepto platónico, un imposible. No vengo a discutir por qué es imposible, simplemente asumo que todos lo tenemos presente y somos conscientes de ello. Entonces, ¿por qué esa obsesión?

Nos enseñan a aspirar a lo máximo; siempre más, siempre mejor. Nos dicen que hemos de ser conscientes de nuestros propios límites, pero nadie nos ha entrenado nunca para saber identificar cuáles son esos límites. Está claro que nadie obtiene su mejor marca al primer tiro, pero llega un momento en el que la motivación por mejorar acaba por convertirse en la única motivación, y en la mayoría de casos, no poder alcanzar esa meta provoca ansiedad y frustración. Entiendo que las personas queremos mejorar en las cosas con el fin de obtener los beneficios que esa posición nos aporte: más popularidad, más dinero, más reconocimiento, mayor atino, más soltura, más tiempo… Ser perfecto en algo implica no preocuparse más por ello. Pero, como decía, eso no puede ser. Y aquí viene mi punto.

Creo que la mayoría de las personas ven la perfección como el camino difícil. Aspirar a la perfección es asegurarte un camino de sacrificio, en el cual los resultados que obtengas solamente podrán ser atribuídos al esfuerzo. Sin embargo, para mí, esto es lo más sencillo. Porque ante la perfección, el fracaso es justificable, ante un objetivo alcanzable, no. Lo verdaderamente difícil es enfrentarte a la imperfección, a ese objetivo medio (aún pudiendo ser muy elevado) que obliga una alternativa necesaria.

No quiero dar la impresión de que defiende el conformismo. Todo lo contrario. Creo que es muy importante intentar superarse uno mismo cada día, pero creo también que para conseguirlo es imprescindible conocerse, comprenderse y aceptarse como uno es en ese momento. Y eso no significa que uno deba dar por sentado lo que es hoy; si hay algo que se quiera cambiar, se cambia, pero aceptando el tablero y la casilla de la que se sale.

Querer lo perfecto es el primer paso hacia la imperfección.

_

Anuncios

2 pensamientos en “nóiccefreP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s