Pequeños placeres en la vida de un…

_

Metido un viernes a las 19:30 sábado a las 14:18 (y lo que me queda) en el laboratorio, se me viene a la cabeza lo bonito de este trabajo. Y no ironizo. Aunque, más que bonito, me refiero a momentos del día a día que no tienen absolutamente ninguna relevancia en tu tarea, pero que a mí, será que soy un raro, me alegran un montón.

En general, quien trabaje en ciencia sabe que el trabajo es, más que nada, tedioso. Gratificante, fantástico, increíbleble… pero tedioso, al fin y al cabo.

En realidad, ahora que lo pienso, casi todos los trabajos lo son.

El caso es que muchos de los protocolos a los que te enfrentas cada día, llegando incluso a automatizarlos, contienen una serie de pasos entre los cuales se cuelan estas gratificantes acciones. Por ejemplo, para la cuantificación de proteínas, para cada eppendorf de muestra, tienes que preparar otro eppendorf en el cuál depositar el sobrenadante que queda tras centrifugar la muestra.

_

Tipos de eppendorf

_

Es genial cuando coges un puñado y al contarlos te das cuenta de que has sacado el número exacto que necesitabas.

_

_

Gilipolleces de ese tipo mola que ocurran.

_

¿Alguien quiere aportar alguna?

_

6 pensamientos en “Pequeños placeres en la vida de un…

  1. gilipolleces qe ocurren que mola que pasen xD lo mio es increible, soy cocinero y en una semana me caí por las escaleras 3 veces que son la hostia de empinadas y con un solo descansillo con la primera vez llevando una bandeja con pasteles de postre, la segunda un rondón con carne estofada dentro y la tercera una bandeja con horlatizas, pues esas 3 veces ninguna de las cosas que llevaba se me calló todas en mis brazos y ni volcadas ni nada y yo terminando de rodillas xD y sin ningun rasguño.

    Me gusta

  2. Pues yo la versión cutre de Jacobo:
    Estar escribiendo un buen cacho de código sin ir probándolo poco a poco y al acabar y ejecutarlo funcione a la primera. Con 20 líneas escritas de esta forma ya me alegro😛

    Me gusta

  3. Trabajar durante horas en un módulo y ver que, sin querer, tu código ha arreglado muchas más cosas de las que te proponías😀

    (y adivinar los parámetros de una función, y encontrar atributos de acceso que te facilitan la vida, y necesitar una extensión y encontrar que alguien ya la ha hecho y publicado por ti!)

    Me gusta

  4. Montar un mármol travertino en 3 días y con una simple contrastada a la primera prueba te dé el jefe de desarrollo un OK y las felicitaciones!

    Me gusta

  5. Algo parecido a lo que te pasa con los eppendorfs me pasa a mí con los batidos de frutas. Cuando me doy cuenta de que justamente he preparado la cantidad exacta para llenar mi vaso favorito (ni un poco más, ni un poco menos) sólo puedo chillar “yeah!!!”, mientras me doy a mí misma palmaditas en la espalda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s