Oxitocina

Oxitocina

_

No es la primera vez que suena este nombre por aquí (Love is in the air…, Love is in the air… (III)), pero sí la primera que le dedico una entrada completa. La oxitocina es una hormona sintetizada en los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo. Desde allí, es liberada a la sangre por la hipófisis, aunque también presenta proyecciones axonales hacia el núcelo accumbens. Posee distintos papeles en la reproducción, la conducta social y las emociones: incrementa la confianza entre las personas (Kosfled et al., 2005) y las hace más cooperativas (Madden y Clutton-Brock, 2010), se libera durante el orgasmo (Carmichael et al., 1994) y se ha demostrado que aumenta las habilidades sociales en personas autistas (Andari et al., 2010); afecta a la lactancia, la depresión, la empatía, adicción, aprendizaje, memoria… Sin embargo, desde hace relativamente poco se sabe que los efectos que produce la oxitocina están fuertemente condicionados por el estado en el que se libera. Esta conclusión es la que se deriva de varios experimentos llevados a cabo en el Hospital Mount Sinai, publicados este año en el Proceedings in the National Academy of Science USA (PNAS), que como revista, pues como que no está mal :P. Pero su función va mucho más allá. Se podría decir que describir la oxitocina como la hormona del amor es similar a decir que un ordenador es una herramienta para escribir. Entre todas las otras actividades en las que participa, no todas son especialmente agradables.

Al parecer, la oxitocina puede tener efectos completamente opuestos en la conducta de las personas, según lo que estas piensen de las relaciones con otros. Se ha demostrado que la administración inhalada de oxitocina es capaz de tiznar el color emocional de los recuerdos de las personas con respecto a amigos, pareja, e incluso familia (estilo de apego de la madre). Los resultados de este estudio concluyen la oxitocina es capaz de volver mejores a las madres de aquellas personas que se sienten más seguras y confiadas respecto a sus relaciones, haciendo que se recuerden como más atentas, cariñosas y cercanas; y peores a las de aquellos más recelosos y ansiosos respecto a los demás, que recuerdan a sus madres como poco cercanas, frías y menos atentas. La relevancia de estos resultados pasa por saber que no es una comparación solamente entre grupos. No fueron dos grupos a los que a unos se les dio placebo y a otros oxitocina, sino que ambos grupos pasaron por las dos condiciones y los recuerdos sobre la madre cambiaron según se les había administrado, o no, la oxitocina. La razón de por qué esto ocurre no se sabe totalmente, aunque se han aventurado algunas explicaciones. Una de las más aceptadas plantea que por su implicación en el proceso emocional, esta hormona es capaz de activar el sesgo afectivo en la recuperación de recuerdos (Bratz et al., 2010). Así, cuando se está bajo su influencia, resulta más sencillo recuperar información coherente con la actitud actual acerca de las relaciones.

Para que la oxitocina ejerza su efecto, debe acoplarse correctamente a su receptor, el cual está codificado por el gen llamado OXTR. Pero ocurre algo curioso. Así como se ha demostrado que la oxitocina puede actuar de forma “positiva” y “negativa”, existe evidencia acerca de que los efectos que produce son diferentes entre culturas. Se conoce el papel de la oxitocina en la facilitación de la conducta prosocial en situaciones de estrés social. Por ejemplo, echar una mano a un amigo en un momento de apuro. Sin embargo, algunas personas reaccionan al estrés de una manera distinta. Lo que en la cultura occidental se considera una muestra de altruismo, en la cultura oriental (concretamente, Corea), es menos aceptable socialmente ofrecer ayuda a un amigo cuando está en una situación comprometida (Kim et al., 2010). De este modo, la misma información de ADN puede dirigir la conducta hacia muy diferentes variantes, según las circunstancias de cada uno. Los ambientes y culturas son capaces de afectar el rol de los genes en la conducta. Lo cuál es, en cierto modo, la base de la epigenética.

La oxitocina también tiene un papel en la envidia y el «regocijo en la desgracia de otro» (schadenfreude, en alemán; gloating, en inglés). Se ha observado que la administración de oxitocina es capaz de elevar los niveles de agresividad en ratones, lo cual es casi una evidencia directa de que ocurre, al menos algo, en humanos igualmente. Las personas tenemos una poderosa tendencia a la comparación con otros. La envidia y el regocijo ante las situaciones (des)ventajosas son emociones sociales que surgen en circunstancias de ese tipo, y se han señalado como síntomas claros de esta tendencia. La oxitocina podría tener un papel en estas reacciones (Shamay-Tsoory et al., 2009). Y no deja de ser curioso, ya que esta hormona se ha conocido tradicionalmente como la hormona del amor y otras cosas por el estilo.

Para poner a prueba esta hipótesis, se utilizó a 56 voluntarios hombres. Se les administró oxitocina o un placebo antes de participar en un juego contra un oponente desconocido (este oponente, era una máquina, pero no lo sabían). El juego estaba programado para que el ordenador siempre ganara más dinero que le participante, con el fin de desencadenar esas emociones negativas. Y lo lograron. Las personas que fueron expuestas a oxitocina informaron de niveles más altos de envidia y rabia por la ganancia superior del otro durante el juego. Curiosamente, si se administraba después de la competición, el sentimiento respecto a la cantidad diferente de dinero conseguida no se veía afectado. En base a estos resultados se ha sugerido que la forma en que actúa la oxitocina es afectando la intensidad de las emociones sociales, en general, tanto en lo que se refiere a la generosidad y la confianza en contextos positivos, como a la envidia y el gloating en situaciones competitivas.

_

_

Referencias

_

Bartz JA, Zaki J, Ochsner KN, Bolger N, Kolevzon A, Ludwig N, Lydon JE (2010). Effects of oxytocin on recollections of maternal care and closeness. PNAS; in press.

Shamay-Tsoory SG, Fischer M, Dvash J, Harari H, Perach-Bloom N, Levkovitz Y (2009). Intranasal administration of oxytocin increases envy and schadenfreude (gloating)Biol Psychiatry ;66: 864-870.

Kosfeld M, Heinrichs M, Zak PJ, Fischbacher U, Fehr E (2005). Oxytocin increases trust in humans. Nature; 435:673-677.

Andari E, Duhamel J, Zalla T, Herbrecht E, Leboyer M, Sirigu A (2010). Promoting social behavior with oxytocin in high-functioning autism spectrum disorders. PNAS; 107: 4389-4394

Madden JR, Clutton-Brock TH (2010). Experimental peripheral administration of oxytocin elevates a suite of cooperative behaviours in a wild social mammals. Proc R Soc B; 277.

Carmichael M, Warburton V, Dixen J, Davidson J (1994). Relationships among cardiovascular, muscular, and oxytocin responses during human sexual activity. ArchSex Behav; 23: 59-79.

Kim HS, Sherman DK, Sasaki JY, Xu J, Chu TQ, Ryu C, Suh EM, Graham K, Taylor SE (2010). Culture, distress, and oxytocin receptor polymorphism (OXTR) interact to influence emotional support seeking. PNAS; 107: 15717-15721.

 

Anuncios

6 pensamientos en “Oxitocina

  1. Pingback: La oxitocina: el gorila de la discoteca «Confianza» | Como decíamos ayer...

  2. Pingback: Éxtasis « Como decíamos ayer…

    • Yo creo que es distinto, ya que el hijoputismo, para mí, implica, tanto de forma directa como indirecta, la ejecución, planificación y/o encubrimiento de una putada. Pero sí, vaya, es de ser bastante cabrón 😄

      Me gusta

      • vale, va! me has convencido, aunque yo diria que dependiendo el nivel de inteligencia, puede no llegar a planificación-encubrimiento… jejejeje

        Me gusta

  3. Pingback: Tweets that mention Oxitocina « Como decíamos ayer… -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s