Procrastinación

La frase «lo que puedas hacer hoy, no lo dejes para mañana» es, junto a Fernando Torres, una de las grandes mentiras de este país. Y del mundo en general, ya que estamos. No comprendo todavía muy bien por qué al cerebro le cuesta tanto esfuerzo realizar una tarea en un momento dado, teniendo en cuenta que tarde o temprano se tendrá que realizar y que el refuerzo de la actividad que se está llevando a cabo, retrasando la otra, generalmente no es compensa tanto. Y no me quito responsabilidad (nota mental: ponerse de una vez con los borradores). Todos lo hacemos. Todos. Para qué negarlo.

Sin embargo, creo necesario hacer una diferenciación. No es la misma cosa la pereza, la vagancia y la procrastinación que es de lo que vengo a hablar. Y es que, curiosamente, siendo la razón más justificable, es la menos justificada en el retraso de una tarea. Me explico. La pereza y la vagancia son cualidades con un valor bastante negativo en nuestra sociedad (aunque tampoco se me ocurre una sociedad en que esto sea distinto). La procrastinación no. Pero a diferencia de esta, la pereza y la vagancia son una causa en sí misma para el retraso de una tarea. El aplazamiento por aplazamiento mismo es una cagada.

Es como si, un ejemplo random que se me acaba de ocurrir, uno tuviera hecho un trabajo al que únicamente le hace falta unas correcciones menores para estar terminado y poder presentarlo, y la persona responsable de esas correcciones lo va dejando. Digamos, así por decir, que hay una fecha límite para la presentación de ese trabajo, el cuál podía haberse presentado ya, cuya puesta en escena se ha ido demorando. Digamos que, como suele ocurrir en la mayoría de estos casos, se llega a una fecha en la que no es posible retrasarlo más y el trabajo que se podría haber hecho hace meses, se está llevando a cabo ahora.

Total, como no hay faena que hacer aparte…

_

_

Eso último era un sarcasmo, por cierto.

Anuncios

4 pensamientos en “Procrastinación

  1. Me dijeron no hace mucho, cuando me empezaba a meter en este mundillo: “Acostúmbrate a hacer todo a última hora. Si tienes tiempo para hacer algo, no lo hagas, espera a que esté a punto de cerrarse el plazo”. Me parece una descripción bastante acertada de lo que nos pasa una y otra vez…

    Me gusta

  2. Sabias palabras, querida compañera. Pero ya sabes que yo soy muy del agobio y la exasperación. Sobretodo cuando podría haberse evitado. Aunque de eso estamos hablando ya de experto a experto, me parece XD

    Jacobo :
    Termino de leer el reader y te comento, lo juro P

    Jejejejeje

    Me gusta

  3. relax, fiel colega! relax… Coyuntura externa que nos influye, sea por lo que sea la tardanza, sigue siendo coyuntura externa… y en la que nuestra influencia puede no influir… relax!!
    pd: muy bueno lo del niño.. jejejejejej 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s