A Serbian film

Acabo de leer en Blogdecine un artículo que anuncia una nueva sección sobre películas calificadas X. La razón, al parecer, viene avalada por una entrada en el blog de Nacho Vigalondo (muy recomendable, por cierto) a propósito de la película A Serbian film, estrenada hace poco en Sitges.

La calificación X suele estar asociada a contenido pornográfico. Sin embargo, aunque todo el cine porno sí es calificado X, no todas las películas X son pornográficas. Hoy por hoy, las características que ha de tener una película para ser considerada X son sexo explícito y/o extrema violencia. La forma en que cada país valora qué es explícito y/o extremo es otra cuestión.

Entramos en un terreno pantanoso. Cuando se entra a valorar este tipo de situaciones, elementos, acontecimientos, etc., se corre el riesgo de caer fácilmente en la retórica de un discurso basado en lo visceral, y no en lo racional. Suele perderse la perspectiva y la argumentación deja de ser lógica. Si es que alguna vez lo fue. Digo esto porque me parece una gran reflexión la que Vigalondo hace respeto a otras películas, ahora clásicos, que en su momento pudieron ser (o fueron, muchas de ellas) elementos que provocaron debate, escándalo y rasgamiento de vestiduras en gran parte del público. Yo todavía no he visto la película, pero esta entrada pretende ser una declaración, una opinión, más que una crítica.

En lo que al cine se refiere no se puede ser hipócrita. Bueno, quizá hipócrita no sea la palabra adecuada. Digamos, mejor, ambiguo. No quiero entrar en debates estéticos ni pollas de esas, pero si se considera, como así está reconocido, el cine como un arte, no puede uno entrar a enjuiciar una obra con unos argumentos basados en la legalidad o el método científico. A nadie se le ocurriría decir que un cuadro, o una película, por no salirnos del ejemplo, es una “buena” o “mala” película porque no responde a unos criterios que exigen el planteamiento de una idea, su desarrollo, la obtención de un resultado y la conclusión lógica que de este se deriva. Escribirlo es ya, simplemente, absurdo. Con esto quiero decir que el cine, como cualquier otra forma de expresión artística, se tiene que valorar en el marco de su propio criterio. Porque como muy bien dice el señor director en su blog de El País, la representación de un objeto es cualitativamente muy distinta del objeto mismo. Y esto es así.

En Psicología de la comunicación nos enseñan que uno de los mayores problemas a la hora de interactuar y discutir con otra persona es el marco en el que se entabla la discusión. Por eso no lleva a puerto sacar trapos sucios, porque el momento actual de la discusión poco o nada tiene que ver con el momento en que ocurrieron los hechos que se traen a colación. Y más, si metemos por el medio que, con toda seguridad, no fueron para nada parecidos a como ninguna de las personas implicadas en la discusión recuerda. Cosas de la memoria.

Pero bueno, que me voy del tema. Con este pequeño apunte quiero reforzar la idea anterior: no es posible, si se pretende realizar un buen juicio, valorar un hecho (sea este película, cuadro, acontecimiento, o charco de barro) fuera del marco-criterio del propio campo en el que aparece. Hacerlo sólo lleva a malas interpretaciones, manipulaciones y tergiversaciones del contenido. Y eso es lo que pasa cuando personas que ni van ni vienen se pone a repartir justicia a tomo y lomo.

4 pensamientos en “A Serbian film

  1. Jack, yo también estoy de acuerdo con la calificación. Totalmente. Pero sí tengo interés en verla. En el resto, estamos de acuerdo.

    Iulius, siempre es un placer tenerte por aquí 😉

    Me gusta

  2. Entrada actual e interesante, sigues estando en tu línea.
    Me dejé atrás dos entradas pero en breve me pondré al dñia, porque me gusta, que conste.
    Estoy de acuerdo con Jacobo y contigo.

    Me gusta

  3. Para los que no hayan leído el artículo de Vigalondo, “A Serbian Film” incluye escenas como la violación de un recién nacido o similares.

    No tengo ningún interés en verla y estoy completamente de acuerdo en su calificación, lo que implica que no creo que debiera proyectarse en cines normales.

    Eso sí, decir que no es arte por lo que muestra o incluso sugerir la censura, me parecen grandes tonterías.

    Me gusta

    • Cada uno es dueño de ver lo que quiera, si una persona no esta preparada para ver un film con tal contenido no significa que otros no puedan hacerlo. Y para que sepan, no hay sexo explicito en la pelicula, muchos menos en las que se sugiera que hay relaciones sexuales que involucran a un bebe y un niño, recuenden que estamos hablando de ficcion.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s