Melodía persistente

Creo que dos de los fenómenos más recurrentes (e inexplicados) a lo largo y ancho del planeta son la intrusión de una canción, o una determinada melodía, en la cabeza (y la dificultad de deshacernos de ella), y el hallarnos a nosotros mismos haciendo ritmos de manera inconsciente con las manos, los dedos, las piernas…

Bueno, pues leyendo yo un artículo bastante interesante sobre neuropsicología de la audición, parece que he encontrado la explicación a por qué pasa esto. Ahora bien, no me preguntéis por qué se mete en la cabeza tal o cuál canción. Eso no lo sé, aunque supongo que tendrá que ver, como los sueños, con aquello que tenemos más marcado en la memoria. O con el ritmo de la misma.

AVISO: Habrá quien no pille ni papa. Disculpas de antemano.

Como la mayoría sabrá, cada tipo de información sensorial se integra y procesa mayormente en un área del cerebro. Bien, pues al parecer, el córtex auditivo primario (A1) contiene diversos sistemas con proyecciones a diferentes zonas del cerebro. Existe al menos una vía de proyección ventral (por abajo) desde A1 hacia el neocórtex temporal, y posiblemente una segunda que proyecta anteriormente  (hacia delante) a lo largo del giro temporal superior. Otra vía sigue una ruta más dorsal (por arriba) y posterior (hacia atrás), alcanzando zonas parietales. Uno de los modelos explicativos sugiere que las vías dorsal y ventral simulan las del sistema visual en el apoyo de procesamiento espacial y de objetos, respectivamente.

Sin embargo, a diferencia de los estímulos visuales, la música tiene una increíble capacidad para dirigir rítmica y métricamente conductas motoras organizadas. Existe un vínculo privilegiado entre los sistemas motor y auditivo en cuanto a temporalidad. Una interacción auditivo-motora puede conceptualizarse en dos categorías: feedforward y feedback. En la primera, es el sistema auditivo el que influye de manera más predominante a los outputs (las “salidas”) del sistema motor, generalmente de forma predictiva. Esto es, prevee lo que puede ocurrir a continuación en función de determinada información. Las interacciones de feedback, por su parte,son particularmente relevantes a la hora de tocar un instrumento, o cantar, ya que aportan información directa sobre la calidad de la ejecución casi al momento en que ésta se realiza. Si el feedback auditivo está bloqueado, los músicos pueden todavía ejecutar piezas bien ensayadas, pero los aspectos expresivos de la ejecución se verán afectados. Esta disrupción ocurre porque tanto las acciones como las percepciones dependen de una única representación mental subyacente.

Uno de los modelos explicativos de por qué pasa esto surge en el campo del lenguaje, sobre el procesamiento del discurso, pero es extrapolable a la música. Según este modelo, una vía auditiva (ventral) enlaza el sonido con el significado (área de Wernicke), mientras que una vía dorsal lo enlaza con representaciones basadas en la articulación (área de Broca). Estos y otros autores sugieren que las regiones auditivas posteriores de la frontera parieto-temporal son puntos cruciales que enlazan las representaciones auditivas y motoras en el discurso (o, en este caso, la melodía). Sin embargo, una importante diferencia con el discurso es que la música está estructurada rítmica y jerárquicamente, según la métrica. Esta estructura crea una expectativa musical, y permite tanto al oyente como al músico realizar predicciones sobre futuros eventos.

Las personas somos seres a quienes la coherencia y el conocer “qué va a pasar” nos resulta reconfortante. Por este motivo, esta predicción puede explicar cómo es posible que una canción que de entrada no te gusta nada, termine por “no sonarte tan mal” o incluso termine por gustarte, a medida que la escuchas.

Las regiones neuronales que median estas interacciones auditivo-motoras de feedforward no sólo han de estar activadas durante la percepción, sino también durante la producción musical. La presencia de estructura métrica es suficiente para activar el circuito auditivo-motor. Sin embargo, parece que las porciones dorsales del córtex premotor son las realmente importantes para este aspecto del procesamiento musical. Es decir, es posible que se inicie un ritmo sin necesidad de una melodía. Simplemente porque percibamos un sonido e identifiquemos una mínima estructura métrica en él, podemos activar estos circuitos y comenzar a tamborilear con los dedos. Obvia decir que no hace falta ser consciente de haber percibido ese sonido. Por otra parte, se nos meten canciones tontas o estribillos repetitivos en la cabeza porque, normalmente, son rítmicamente MUY simples, y la actividad espontánea de estas áreas suele ser suficiente para iniciar patrones rítmicos que se adecuen a estas.

Así que ya sabéis, la próxima vez que se os meta una melodía aberrante en la cabeza, tamborilead   =b.

3 pensamientos en “Melodía persistente

  1. Siempre me ha dado la sensación de que una canción metida en la cabeza es como un bucle de actividad en que el final trae directamente al principio, y probablemente sea a causa de que las canciones pegadizas tienen ritmos recursivos. Eso explicaría también por qué no se nos pega toda la canción sino sólo el estribillo, y por qué nos suena tan mal cuando una pieza no sigue el patrón rítmico normal.

    Mi estrategia para quitarme una canción de la cabeza: cantar otra!
    (Viene a ser lo mismo en realidad, es buscar otro ritmo distinto).

    Me gusta

  2. Qué flipe! Yo me presto a cualquier tipo de experimento tamborileador si iniciáis una investigación en la UJI =)

    Entonces si tengo que componer un radiohit me invento algo predecible, ¿no? Pero verdad que es natural que la decepción por la falta de sorpresa en una melodía o ritmo, eclipse el /bienestar mental/ que produce adivinarla… ¿o qué?

    Me he apuntado al club de Jazz del CERN!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s