4.550 (y ocho) millones de años y subiendo (II)

(Continuación de 4.550 (y ocho) millones de años y subiendo)

Todo muy bonito…, pero falta algo, ¿no? Hasta aquí más o menos se ha comentado qué aspectos hacen posible la percepción del tiempo y cómo se produce ésta, ¿pero qué hay de la experiencia subjetiva del paso del tiempo? Lo que nos preguntamos todos, vaya, ¿por qué a veces parece que el tiempo va más lento y otras más rápido? Hay que decir que a la hora de percibir el paso del tiempo, además de las cuestiones estimulo-receptoriales (palabro a la saca) y de procesamiento secuencial, etc., son muy importantes algunos elementos más.

En primer lugar, la atención juega un papel esencial. Cuantos más recursos atencionales se dedican a una tarea, más rápida es la percepción del tiempo. Esto es así debido al filtro atencional, el cual impide el paso de aquella estimulación que no tenga que ver con lo que estamos haciendo en ese momento. Las situaciones en las que parece más rápido el paso del tiempo se caracterizan por esto; nos envuelven, nos absorben, deja de preocuparnos todo aquello que no tenga que ver con ese instante. De igual forma, las escasas variaciones que se producen dan sensación de continuidad, liberando la atención de saltos y creándonos la sensación de que una hora ha sido un minuto.

Otro componente que acompaña a la atención es la ritmicidad. Desde el nacimiento podemos percibir los cambios; aprendemos a evaluar la duración de los intervalos. La regularidad externa de los estímulos del entorno se interioriza lentamente, hasta que todo el organismo se halla regido por la dimensión temporal. Para esto es necesario el núcleo supraquiasmático (NSQ).

Al parecer, la química también contribuye a la percepción del paso del tiempo, en tanto que las situaciones emocionalmente positivas, como las descritas antes, y las emocionalmente negativas, como puede ser el estrés excesivo o experiencias cercanas a la muerte, vienen acompañadas por la liberación de sustancias en el cerebro que alteran la química normal del NSQ y otras estructuras relacionadas. De este modo se explica cómo en determinadas ocasiones el tiempo se “acelera” o se “ralentiza”.

(¿Os ha parecido largo? voy a parar aquí porque el NSQ merece un tema aparte =p. Más información, aquí).

Pasemos a lo bueno.

Actualmente, la teoría más popular respecto a la percepción del tiempo asume la existencia de un mecanismo en el cerebro que genera y cuenta movimientos regulares fijos (un reloj, vamos). Sin embargo, desde la UCLA, Dean Buonomano, sugiere un modelo físico alternativo. La idea la explica semejando el susodicho mecanismo a la mecánica de una piedra tirada al agua. Cuando se lanza, las ondas de producidas por el impacto actúan como una firma del momento de entrada de la piedra. Cuanto más lejos viajen las ondas, más tiempo ha pasado.

Según este nuevo modelo, cada vez que el cerebro procesa un evento sensorial, como un sonido, o un destello de luz, dispara una cascada de reacciones entre las células cerebrales y sus conexiones. Cada reacción deja una huella que permite a la red de células cerebrales codificar el tiempo. Para comprobar esta teoría, el equipo de la UCLA usó un modelo informático simulaba una red de células cerebrales interconectadas, en el que cada conexión cambiaba con el tiempo en respuesta a un estímulo. De este modo fueron capaces de mostrar que la red podía contar el tiempo.

Por su parte, Warren Beck, de la universidad de Duke, propone el término cronómetro para referirse a ese circuito neuronal que nos permite percibir el paso del tiempo. La idea es que las sustancias liberadas por el NSQ activan un grupo de neuronas que actúan sobre determinadas áreas de la corteza frontal, haciéndolas disparar a ritmos distintos. El patrón rítmico de este grupo de neuronas marca cuánto tiempo ha pasado. Este proceso se realiza de manera constante e inconsciente. Se podría decir que las personas estamos constantemente cronometrando los sucesos del entorno, por mínimos que sean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s