Marcadores y paradojas

Dos teorías:

Una propone que la forma en que las personas elegimos o tomamos decisiones no es solamente racional. Según las investigaciones y experimentos llevados a cabo por Antonio Damasio y su equipo (A. Bechara, H. Damasio y D. Tranel), a través de la experiencia formamos una especie de marcadores de carácter emocional que nos ayudan de manera inconsciente en la tarea de toma de decisiones. Sería algo así como si en el momento de tomar una decisión similar a otras del pasado, tu cuerpo (particularmente tu Sistema Nervioso Autónomo) reaccionara para decirte “adelante” o “detente”. Damasio viene a decir que los resultados de una decisión dejan en nosotros una huella física, medible en aspectos como la respuesta de conductancia de la piel, que son los que activarían esas sensaciones de seguridad/precaución para con lo que se nos presenta.

Otra, la que apunta Barry Schwartz en su libro The paradox of choice: why more is less. Este autor plantea argumentos sobre cómo y por qué, una mayor cantidad de oferta no siempre va a compañada de una sensación de bienestar, como cabría suponer en una sociedad en la que la libertad es un aspecto tan valorado. Al fin y al cabo, más opción es más libertad para elegir ¿no? (Quien quiera conocer un punto de vista al respecto, que lea el libro)

Schwartz distingue dos tipos de persona, en función de su actitud respecto a las elecciones: los satisfechos y los maximizadores. Los primeros serían aquellos que cuando encuentran algo que le satisface dentro de su rango de búsqueda, dejan de buscar. Los maximizadores, por contra, sienten la necesidad de comparar todas las posibilidades que haya en torno a la opción que se plantean. Es importante señalar que, según Schwartz, estas personas sienten, inevitablemente, un cierto desasosiego en torno a sus elecciones y no valoran tan positivamente como los satisfechos aquello que obtienen. Esto no quiere decir que no le den valor. Simplemente es que se sienten menos realizados, ya que la imposibilidad de comparar y valorar todas las posibilidades les reporta constantes idas y venidas sobre “¿y si hubiera cogido el otro?”, “¿y si me hubiera decantado por la otra opción?”, “¿y si hubiera mirado un par de lugares más allá?”… Y así repetidamente.

La cuestión es (me pregunto), la actitud hacia las elecciones presenta dos perfiles: maximizadores y satisfechos; y esas mismas elecciones son las que dejan en nosotros las huellas emocionales con las que formamos los marcadores somáticos. Entonces, ¿reaccionarán de forma distinta el SNA de un satisfecho que de un maximizador a la hora de realizar una elección o tomar una decisión entre varias, o sólamente es una cuestión de estilos cognitivos? ¿El perfil de elección puede estar determinado por diferencias en la formación de los marcadores?

Qué cosas…

Anuncios

2 pensamientos en “Marcadores y paradojas

  1. Solo puedo decir una cosa al respecto: la máxima satisfacción posible de obtener al conseguir algo se alcanza cuando las posibilidades están al 50%, ya que habiendo la misma probabilidad de éxito para los dos casos, se segrega más dopamina que si nos parece algo imposible, o por el contrario, algo extremadamente fácil. Comprobado!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s