Home

¡Hola!

_

Si habías estado aquí antes, gracias por volver; quizá signifique que te interesa un poco alguna cosa que digo. Si has llegado por casualidad, me alegraría que te quedaras un rato y le dieras una oportunidad. Quizá veas algo que te guste.

Los temas más frecuentes por aquí son psicología, neurociencia y medicina; aunque de vez en cuando meto las narices en otras aguas, e incluso puede que se me escape alguna que otra cosa de carácter más personal. De cualquier manera, las diferentes categorías te servirán para dirigirte a los temas que más te interesen.

Aunque se trata de un blog personal, intento ser lo más objetivo posible en lo que publico. Aún así, trato de dejar claro cuándo lo escrito refleja mi opinión particular, la cual puede estar (o no) de acuerdo con el texto. Asimismo, tu opinión es bienvenida siempre que sea respetuosa con el resto de comentarios. Estos son siempre agradecidos.

Espero que tras esta visita te pases al grupo de los frecuentes. Y si lees algo que crees vale la pena, ¡compártelo! =)_

¡Nos vemos!

Entradas recientes

Tenemos un contador de calorías interno

Cuando se trata de comida, ya sea ojeando el menú de un restaurante, paseando por un supermercado, etc., uno puede pensar en el sabor de cada plato, el valor nutritivo de cada alimento o simplemente qué resulta más apetecible en ese momento. Estos elementos forman parte de la fase central de la ingesta, en la que la anticipación es uno de los factores clave.

La elección de comida, tanto el tipo como la cantidad, está sujeta a un estricto control central en el que intervienen múltiples áreas cerebrales y sistemas de regulación hormonal 1,2. Cuando algo falla, con el tiempo pueden desarrollarse patologías como la obesidad y otras asociadas.

La obesidad es actualmente uno de las mayores epidemias en el mundo. Y salvo una minoría, la gran parte de personas obesas lo son debido a una serie de malas elecciones en lo que respecta a su alimentación. Multitud de estudios demuestran que tanto niños como adultos tienden a elegir los alimentos más ricos en calorías cuando se les da opción 3. El consumo de estos alimentos está controlado por la anticipación de los efectos que tendrán en nosotros, los cuales se aprenden con la experiencia.

Un nuevo estudio de neuroimagen publicado por Tang et al. en la revista Psychological Science sugiere que durante la fase central de la ingesta, cuando tienen lugar todos esos pensamientos y la anticipación, un contador de calorías interno evalúa al mismo tiempo los ítems en cuestión en función de su densidad calórica.

Los autores pusieron a prueba cómo el conocimiento sobre el contenido calórico de los productos influía en las áreas del cerebro que se sabe participan en la evaluación de la elección de comidas. Los autores vieron que el cerebro es capaz de identificar el verdadero contenido calórico de las comidas de manera no consciente.

Para el estudio utilizaron 29 participantes sanos a los que se pidió que examinaran 50 fotografías de comidas comunes. Debían indicar cuánto les gustaba un alimento en particular en una escala de 1 a 20 y estimar el contenido calórico de cada uno. Sorprendentemente, los juicios sobre la densidad calórica de los alimentos fueron muy poco acertados. Sin embargo, en una subasta simulada, los participantes pujaban más por los productos con un contenido calórico real más alto.

La adquisición de actividad cerebral se realizó mientras los participantes miraban las fotos de la comida. El análisis de las imágenes mostró una correlación significativa entre el córtex prefrontal ventromedial y el valor calórico de las comidas.  Por otra parte, las valoraciones acerca de cuánto gustaba un alimento u otro se asociaron una actividad mayor en la ínsula. Estudios previos han demostrado que esta estructura participa en el procesamiento de las propiedades sensoriales de la comida 4, mientras que la participación del córtex prefrontal ventromedial tiene que ver con asignar valor a los estímulos y predecir su consumo en un futuro inmediato 5, 6.

Me parece muy interesante lo que esta gente ha descubierto. Por estudios anteriores se sabe que el cerebro es capaz de estimar de forma efectiva el contenido calórico de los alimentos en menos de 200 milisegundos 7. Lo que no se había demostrado hasta ahora es la participación en esta estimación de regiones asociadas con la asignación de valor a los estímulos y que gobiernan la toma de decisión motivada. Claramente, el reducido número de participantes es un punto en contra, pero es interesante para empezar a comprender diferentes factores implicados en la toma de decisiones a la hora de comer, ya que la elección de estos productos sobre otros es una parte bastante importante de problema.

 

Referencia:

Tang DT et al. Behavioral and Neural Valuation of Foods Is Driven by Implicit Knowledge of Caloric Content. Psychological Science, 2014.

  1. Depresión estacional al descubierto 2 Respuestas
  2. ¿Cómo te sienta el café? Quizá tus genes tienen la culpa Deja un comentario